El triunfo por la tercera parte de los votos para un nuevo mandato presidencial de Rodolfo DOnofrio en las recientes elecciones, potenciaron en River la posibilidad de que el DT Marcelo Gallardo continúe en la institución de Núñez. Se presentía que podía suceder. Pero nadie habría arriesgado, común a las costumbres del fútbol argentino, que la renovación del vínculo del Muñeco se daría por un espacio de cuatro años más.

El entrenador que más títulos internacionales (cinco) ganó con el club y que con la obtención de la Copa Libertadores 2015 se convirtió en el único campeón del certamen como futbolista y como entrenador en la historia del club, proseguirá su corta pero exitosa carrera como técnico con el Millonario una vez que firme su nuevo contrato hasta diciembre del 2021, lo que también durará por estatuto el nuevo periodo de gestión de DOnofrio, quien fue reelecto el mes pasado.

El nuevo contrato tendrá una extensión inédita y podría convertirse en un récord para el fútbol argentino teniendo en cuenta que el Muñeco Gallardo asumió en julio del 2014 y ya lleva 3 años y medio al frente del plantel.

El nuevo proyecto de Marcelo Gallardo incluye además una reorganización general de todo el fútbol infanto-juvenil y la incorporación de Hernán Díaz, quien será parte de los trabajos de coordinación entre el área de los profesionales y amateurs.

El nuevo contrato de Gallardo se va a rubricar con su firma entre hoy y mañana con mejoras en los montos salariales de todo el cuerpo técnico.

Gallardo llegó a River tras un anucio del manager del club Enzo Francescoli en junio de 2014, con posterioridad a la sorpresiva renuncia de quien estaba en el cargo de entrenador, Ramón Díaz.

En su primer semestre en el club Gallardo conquistó la Copa Sudamericana de manera invicta eliminanado en semifinales a Boca, y fue con aquella citada Libertadores de 2015 el logro con el que comenzó a erigirse como indiscutible en su rol para la unanimidad de los hinchas, rubricado seis días después con la obtención de otra copa, la Suruga Bank (3 a 0 al Gamba Osaka).

La renovación de Gallardo será la segunda, habida cuenta que en diciembre de 2016 orilló la posibilidad de irse, cuando expiró su primer contrato. Sin embargo, un rápido acuerdo con la dirigencia lo hizo prolongar su estada hasta diciembre de este año firmando por otros doce meses solamente atendiendo que en el club se avecinaba un periodo electoral.

"No podemos ser necios y decir que se basa en lo que podemos ganar, si no en seguir vinculados en algo en que realmente creemos", había subrayado el entrenador en ese entonces, acotando "no me importa ser el mejor DT de la historia de River porque no tengo objetivos personales. Me gusta seguir aprendiendo cosas y competir".

"Si el trabajo es bueno, el equipo gana. Soy joven, tengo mucho por aprender y solamente van dos años de esta nueva función en mi vida", había afirmado en tiempos en que su ida estuvo asociada a ofertas del exterior recibidas.