Un equipo de científicos de la Universidad de Nottingham, Inglaterra, descubrió que algunos productos químicos que se usan en los hogares, y que pueden estar presentes en la dieta, afectan a la fertilidad de los hombres, reveló un estudio publicado en la revista Scientific Reports.

Durante las últimas décadas los expertos analizaron la disminución de la fertilidad masculina con estudios que muestran una reducción global del 50% en la calidad del esperma en los últimos 80 años, según informó EFE.

Un estudio previo realizado por los expertos de Nottingham mostró que la calidad del esperma en los perros domésticos también disminuyó drásticamente, lo que plantea la cuestión de si los productos químicos de uso diario en hogares podrían afectar a este descenso.

Se analizaron los efectos de dos químicos específicos: el plastificante DEHP, muy común en el entorno doméstico (se usa en alfombras, tapicería o ropa) y el industrial bifenilo policlorado 153, utilizado en aplicaciones industriales, transformadores eléctricos, condensadores, sistemas hidráulicos, selladores de construcciones, plaguicidas y componentes de material plástico.

Aunque este último producto está prohibido a nivel mundial, sigue estando presente en el medio ambiente, incluidos los alimentos, en particular aquellos ricos en grasas, como los pescados grasos de gran tamaño (atún, salmón y pez espada, entre otros).