En 2017 la venta de bebidas alcohólicas creció 5% en el mercado local. Si bien la cerveza y el vino concentran la mayor parte del mercado, el consumo de las espirituosas ya representa el 5% de la torta, y ese crecimiento se debe al crucial impulso de los aperitivos, según se desprende del análisis realizado por la consultora Kantar Worldpanel.

En la industria aseguran que este aumento responde a una tendencia social a nivel global en el que los consumidores resignifican el valor de lo auténtico y readaptan costumbres del pasado. Es así que los aperitivos se convirtieron en un nuevo fenómeno en el país de la mano de la coctelería y los nuevos mixers. Su proyección en el mercado se vuelve interesante teniendo en cuenta que en la Argentina lo que más se consume es cerveza: 41 litros por persona. En tanto, de acuerdo con la misma consultora, el consumo per cápita anual de aperitivos es de 0,4 litros aunque sigue creciendo.

Históricamente, el país referente del aperitivo ha sido Italia. No es casualidad entonces, que los líderes en el mercado argentino sean dos grupos de ese país: Campari, que incluye marcas como Cinzano, Aperol y Cynar; y Fratelli Branca, compuesto por Fernet Branca, Antica, Formula y Carpano.

A nivel local, la categoría "aperitivos" es comprada por el 37% de hogares. Alcanza su penetración más alta en los hogares de nivel socioeconómico alto y medio.

En este marco, los aperitivos son una categoría que es adquirida tres veces al año, lejos de las más importantes entre las bebidas con alcohol: vinos y cervezas, adquiridas una 22 y 20 veces al año, respectivamente.

Paladar joven

El resurgir de los aperitivos en los últimos años amplió las ocasiones de consumo y los jóvenes están en el centro de la escena. "En Argentina se da algo muy particular que no pasa en ninguna otra parte del mundo. Nuestro rango etario más fuerte es el de 25 a 35 años", resaltó a BAE Negocios el director de marketing del Grupo Campari, Mariano Maldonado. "Ese mismo público es el que se encarga de difundir el Campari. Cosa que no suele suceder en otros países", agrega. En ese sentido, el caso de esta marca que cuadriplicó sus ventas en los últimos años, es un ejemplo claro del esfuerzo por abrirse a nuevos consumidores. "Empezamos a trabajar el branding en 2009, con números que nos daban en rojo. Los aperitivos eran bebidas de personas mayores, poco conocidas entre los jóvenes. Trabajamos para resignificarlas y tuvimos muy buenos resultados. Cuando empezamos, Argentina estaba debajo del puesto 30 en consumo de Campari. Hoy es el segundo mercado, detrás de Italia y el primero en ventas del vermut Cinzano", celebra Maldonado.

Tragos de autor

Si bien la costumbre de los amargos ya está instalada, su forma de consumo fue variando. Antiguamente eran elegidos por sus fines digestivos y, por lo general, se tomaban puros o diluidos en soda. En la actualidad, la mayoría de los consumidores realizan mezclas simples, gracias al impulso de la coctelería. La moda de los tragos de autor basados en el vermut y el fernet ayudó al crecimiento del mercado. Los bares, restaurantes y confiterías profesionalizaron la tendencia de crear bebidas cuyo ingrediente principal es el aperitivo.

La figura central en esta tendencia son los bartender, grandes influenciadores en el cara a cara que aconsejan a los clientes cuáles marcas conviene comprar. Así fue que Campari los incluyó en su estrategia de marketing. Maldonado resalta la búsqueda de la marca por la sofisticación a través de los tragos propuestos, con el objetivo de acercarse a los consumidores y estar presente en nuevos espacios, sobre todo desde lo gastronómico. "Nuestra propuesta tiene que ver con la versatilidad y la mezcla, por ejemplo el cocktail con naranja, que es simple, fresco y directo", repasó.

El boom de los aperitivos llegó para quedarse y es consecuencia del trabajo de las marcas y su asociación con la coctelería en general. Pero también es insoslayable el costado emocional del consumidor, ya que el 65% de los argentinos tienen raíces italianas.

Ver más productos

El beato Juan Franscisco Marinoni, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy al beato Juan Francisco Marinoni

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos