Argentina no es el único país de Latinoamérica en donde los precios de los combustibles podrían aumentar o ya aumentaron. Los valores por galón (3,7 litros) en la región van desde los u$s0,03 en Venezuela, hasta los u$s6,03 en Uruguay.

Con este panorama, Argentina está cerca de quedar junto a Brasil en el tercer peldaño del podio, con un precio cercano a los u$s4,75 por galón.

El último ajuste en combustibles en el país fue del 6%, lo que llevó el aumento anual de 2017 al 35% para las naftas premium y 28,6% en el caso del gasoil. Luego de ese incremento en las estaciones las expendedoras marcaron $22,66 el litro de súper; $26,15 la Premium; $19,99 el gasoil, y $23,18 el diesel de máxima calidad.

Cuando en los próximos días se concrete el próximo aumento, la súper pasará a costar más de 24 pesos (u$s1,2). Llenar un tanque de combustible estándar, de 54 litros, costará así más de 1.300 pesos si es con combustible super o $1.500 con la línea premium.

La variación del valor del combustible en todos los países se debe a los diferentes impuestos y subsidios, según el sitio GlobalPetrolPrices.com, que hace seguimiento de los precios de los combustibles en más de 150 países y que publicó una lista actualizada de los precios de nafta y diésel para enero de 2018 con datos oficiales e históricos como puntos de referencia.

También hay que tener en cuenta, el comportamiento del dólar y del valor del barril de crudo.

Por ejemplo, para los primeros días del año, El Salvador tuvo un leve aumento en los precios del combustible: la nafta especial aumentó u$s0,02; la común, u$s0,01 y el diésel, u$s0,03, respecto a los últimos días de diciembre de 2017.

En Uruguay también hubo un alza de 9,8% en los precios de la nafta y del 4,8% de gasoil, según la empresa estatal uruguaya de Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland, (ANCAP).

En Guatemala, el Ministerio de Energía y Minas aumentó el precio de los combustibles debido al "alza internacional".

Entre tanto, en México, una de las preocupaciones de los ciudadanos en los primeros días de enero es un alza brusca en los precios de los combustibles.

Pero autoridades del país niegan que esto vaya a ocurrir debido a la liberación de los precios de la nafta y el diésel. Desde diciembre, el precio del combustible en todo el país quedó regido por la oferta y la demanda, una medida derivada de la reforma energética impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto.