Desde siempre, salir a "comer afuera" implicó mucho más que una mera alternativa gastronómica. Sometida a ciertos rituales de etiqueta, la salida implica una preparación y comportamiento que se complementa con el ambiente y el menú seleccionado.

Pero, ¿qué pasa cuando la mesa se tiende también "puertas adentro"? Los restaurantes que funcionan en ámbitos privados, cerrados al público en general, con imprescindible reserva, constituyen una modalidad no del todo nueva en el mapa gastronómico porteño, pero en el último tiempo han ampliado su variedad con sabores étnicos e incorporado recursos lúdicos de encuentro para ofrecer una propuesta distinta e integral.

Citas románticas, cumpleaños o eventos especiales encuentran en estos ámbitos una puesta en escena ideal para desarrollarse, a la par que son una opción atractiva para gastronautas con inquietudes.

Del otro lado, sus responsables son ches emprendedores nóbeles, o muy viajados, que prefieren la atención personalizada a las presiones del rubro, como una manera de volver a las fuentes. En definitiva, dar de comer es mucho más que un simple intercambio de oferta y demanda. Y sentarse a la mesa conserva mucho de rito ancentral.

“Somos un chef y una periodista que decidieron unir sus pasiones -prologa Andrea Albertano, una de las responsables de Juan Delicias- Empezamos cocinando para conocidos En paralelo, cuando nos íbamos de vacaciones, aprovechábamos para recorrer bodegas o emprendimientos agroalimentarios y así conocer nuevos productos y proveedores. Así fuimos incluyendo esos descubrimientos en nuestra cocina”.

Con el proyecto en proceso de expansión, “nos fuimos metiendo en el tema del vino y actualmente, nos dedicamos, tanto en nuestra propia cocina, como en espacios a puertas cerradas, a ofrecer cenas-maridaje con vinos exclusivos”, apunta.

“Bajollave es un gran frase para hacerse un tatuaje o bien para un restaurant a puertas cerradas -se presentan desde este reto que ocupa un piso que contempla la Avenuida de Mayo- Es nuestra pasión recibir y conocer gente de todas partes del mundo y por eso fue que creamos un espacio para poder hacerlo como siempre soñamos”, se definen.

La Tornería de Camila nació en una tranquila calle de Colegiales “con una propuesta de cocina de autor, de productos argentinos y de estación, sobre una carta que se modifica cada quince días, ofreciendo diversos manjares que sorprenderán a los más exigentes paladares”, anuncia su creadora.

“A la hora de elaborar un menú yo pienso en lo que elegiría como comensal y busco siempre productos de estación frescos que se consiguen en el mercado. además de evaluar precios”, refiere Camila Pérez, ganadora del reality de Telefé “Dueños de la cocina”, en el que compitió con 14 participantes para abrir un restaurante, “un sueño hecho realidad”.

En el legendario Bajo Belgrano, Casa Babel, “una casa destinada a la creación y producción de contenidos”, abre sus puertas a los iniciados que se anotan en su polifuncional propuesta.

“La música, los films, la publicidad, los medios y la gastronomía son algunas de las actividades que recorren los espacios de la casa -se ilustra de este singular emprendimiento a cargo de tres jóvenes socios que complementan sus roles- Hacemos de esto una forma de vida que nos lleva a no creer en limites a la hora de trabajar”.

Anfitrión de una íntima terraza a la luz de las estrellas por el barrio de Almagro, Jakub, introduce: “Soy de Eslovaquia. Aprendí a cocinar cuando tenía 11 parándome al lado de mi madre todo el tiempo que ella estaba en la cocina. A su vez pasé casi 9 años trabajando en muchos restaurantes, 4 de ellos en un restaurante italiano en Eslovaquia, 2 en un restaurante de República Checa (Praga). Mi hobby es cocinar, pero no solamente porque necesito comer, sino porque amo comer comida bien preparada y saludable. Por eso mi comida favorita es la italiana”, reseña este foráneo aporteñado.

Sabores españoles enaltecen las noches de un espacio privado en Zona Norte: “Nuestra casa cuenta con un bello parque, si la noche nos acompaña podes cenar a la luz de la luna, sino nuestro lindo salón nos puede albergar con la misma temática y con buena música”, refieren Adrian y Silva, creadores del lugar.

Salir a “comer afuera” también puede ser una ocasión de conocer la cocina de otra casa.

Con imprescindible reserva previa
Si bien la mayoría de los espacios no requieren códigos de etiqueta demasiado estrictos, es imprescindible contar con una reserva previa, que puede formalizarse por teléfono o vía mail (ver Direccionario). Alguna webs especializadas como CookApp o Restorando suelen ofrecer el servicio con información específica.. Dependiendo de la propuesta puede optarse por una estricta privacidad o compartir la mesa con otros comensales.

  • Direccionario
  • Danton Cuisine De autor - Mediterránea Pareja y Bahía Blanca, Villa Devoto 4501-0949
  • Catalino De autor - Autóctono Maure y Cap. Gral. Ramón Freire, Colegiales
  • La Tornería de Camila De autor Cap. Gral. Ramón Freire 1084 15 5344 4860
  • La Panadería de Pablo Massey De autor Corrientes 421, Vicente López (GBA) (11) 2422 1133 (15) 3583 0439
  • Casa Babel Bistró Mendoza 1267, Bajo Belgrano 15 4477 8485
  • Bajo llave Resto Av. de Mayo 1180 4o 15 4175 0853 reservas@bajollaveresto.com
  • Cocina Discreta Av. Córdoba 6162 www.lacocinadiscreta.com
  • Mi colección de vinos Internacional Combate de los Pozos 1129 15 5041 2721
  • Casa Coupage Room Francisco Acuña de Figueroa 1790 4861-3644 casacoupage.com

Ver más productos

María de Jesús Buen Pastor, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beata María de Jesús Buen Pastor

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos