Los cambios impositivos en el rubro tabacalero abrieron una grieta en el sector. Una de las compañías más grandes de venta de cigarrillos, British American Tobacco Argentina acusó a Massalin Particulares, líder del sector, de verse beneficiado por la aplicación de mayores alícuotas a los cigarrillos de precio bajo, por lo que denunciaron una futura "mayor concentración" del mercado. Desde Massalin, por su parte, explicaron que esa firma también se verá afectada por la reforma.

La compañía, ex Nobleza Piccardo, consideró que la reforma no sólo conlleva una suba excesiva de la carga fiscal en el segmento de precio bajo, sino que beneficia solamente a Massalin "aumentando su rentabilidad y provocando una mayor concentración". Esto se debe a que las marcas de Massalin tienen mayor peso en los segmentos de precios medios y altos, en los cuales la carga tributaria baja, y menor peso en el segmento de precios bajos donde la carga sube significativamente. Massalin Particulares tiene hoy el 70% del mercado y pasará a tener 75% en 2018 como consecuencia de la reforma, según dijo British American Tobacco Argentina en un comunicado de prensa emitido ayer.

Desde Massalin Particulares, por su parte, expresaron ayer que la reforma tributaria es la misma para ambas empresas y que también cuentan con marcas en el segmento de precio bajo, que se verán afectadas.

La ley vigente fijó el impuesto interno de los cigarrillos en 60% y, de acuerdo al proyecto del Ejecutivo presentado al Congreso, el impuesto pasará a estar en el 70%.