La política de posicionar a las bicicletas como medio de transporte urbano y sustentable que impulsó Mauricio Macri cuando fue jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y que continuó la actual gestión de Horacio Rodríguez Larreta, está teniendo un derrame significativo en el sector.

Tal es así que a diez años del comienzo de la expansión de las bicisendas -rutas que, a decir verdad, fueron creadas hace dos décadas- las Pymes proveedoras del sector están asistiendo a un importante crecimiento de su negocio.

Fuentes del rubro le explicaron a BAE Negocios que, en la actualidad, hay cerca de 2.000 bicicleterías, incluyendo a pequeños talleres que hacen trabajos artesanales. "En los últimos años se han creado muchas y han desaparecido otras pero es cierto que hay más bicicleterías que antes. Incluso, los grandes talleres también buscan diversificarse y sumar servicios post venta", indica Nicolás Muzskat, Director de Marketing y Ventas del fabricante de componentes Shimano Latinoamérica.

Lo cierto es que en los últimos años, se duplicó la actividad de las bicicleterías, a tal punto, que muchas de ellas tienen que dar turnos para atender al público. Esta situación puso al descubierto una falencia que hoy tiene la actividad: la falta de personal capacitado y especializado. Las antiguas bicicleterías de barrio son manejadas por personas mayores que no están acostumbradas a lidiar con los mecanismos de los modelos modernos. Por esa razón, deben salir a buscar jóvenes mecánicos que conozcan las nuevas técnicas, algo que no abunda. Además, también deben dotar a sus talleres de la última tecnología para no quedar afuera del sistema.

Un proceso de reconversión similar se vive en las fábricas. En el país, hoy conviven 25 industrias formales que emplean a una veinte personas por línea. En su gran mayoría son Pymes familiares. Además, hay emprendedores que arman bicicletas de forma más artesanal.

Es tal el boom del negocio que en el último tiempo también han aparecido en el juego grandes grupos, como la fabricante de motos Motomel y la productora de artículos electrónicos Newsan. Ambos importan marcas internacionales y también desarrollan sus propias líneas.

En rigor, la mayoría de las compañías locales ensambla las bicicletas unificando componentes nacionales -cuadro, llantas, rayos y neumáticos- y los importados, como la masa, la cadena o el manubrio.

En el último tiempo, los industriales locales están mostrando algunas muecas de preocupación ya que se han comenzado a liberar las importaciones de bicicletas armadas. Hoy se trae por un valor FOB de unos u$s100 millones. Además, marcan una diferencia con Brasil que atenta contra la competitividad. Mientras en el país vecino los insumos son libres de aranceles, en Argentina algunos de ellos sí deben pagarlos.

Mercado

En el mercado local se vende 1,3 millón de bicicletas anuales, de las cuales cerca de una 10% son importadas. El número no deja de sorprender si se tiene en cuenta que hace sólo cuatro años se comercializaron 750.000 unidades.

Las bicicletas playeras son las más económicas: se pueden encontrar en los supermercados en 4.000 pesos. En cambio las importadas de competición, hechas en carbono y con cambios electrónicos, pueden llegar a los 200.000 pesos. Para los más sofisticados hay artesanales a $50.000, que cuentan con sistema de iluminación que se autorecargan.

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos