En la industria de la cosmética, el cannabis asoma como tendencia en Israel -pionero en investigación con la planta- Estados Unidos y Canadá, aunque el vacío legal aún acobarda a los laboratorios a la hora de invertir en más investigación.

En Estados Unidos, que lleva más tiempo investigando el uso del cannabis pese a que todavía está prohibido en la mayoría de sus estados, los productos hechos con derivados de la planta crecieron en los últimos dos años.

En ese país, la investigación del cannabis en dermatología todavía está en su fase pre clínica, aunque ya hay empresas que comercializan sueros, cremas y labiales con cannabis de manera legal.

Un informe publicado el año pasado en ese país por el sitio especializado Hemp Business Journal, dio cuenta que las previsiones para el mercado del CBD llegan a 2.100 millones de dólares para 2020, es decir casi diez veces los 202 millones de dólares que alcanzó en 2015.