El Indec publicará hoy el dato de desempleo del tercer trimestre, para el que no se esperan buenas noticias ya que la tasa estará en torno al 10%. El tercer trimestre es un período generalmente positivo en términos de estacionalidad, por lo que el índice de desempleados suele bajar. Pero en este caso la dinámica del tipo de cambio, consumo interno y actividad económica presentan un escenario atípico. Para el inicio del 2019 se descarta que la desocupación llegará a las dos cifras y para el resto del año se espera que la dinámica muestre algo más de deterioro, con brotes verdes en el agro y los servicios.

En el segundo trimestre el desempleo fue de 9,6%. Y en el tercer trimestre de 2017 fue de 8,3%. El analista Daniel Schteingart explicó a BAE Negocios: "Los terceros trimestres suelen bajar respecto al segundo, por estacionalidad. Sí creo que va a superar el 10% el primer trimestre del 2019 porque los primeros trimestres son de mayor desocupación. El número de hoy no me extrañaría que sea 9,5% ni 10,5%".

Por su parte, el economista de Eco Go, Juan Ignacio Paolicchi, sostuvo que según sus proyecciones el año cerrará con una desocupación de 12% y durante el 2019 "se podrá sumar incluso un punto más", con el empleo manteniéndose, pero por debajo del crecimiento de la tasa de actividad. Acerca de lo que pueda registrar el Indec sobre el tercer trimestre y la influencia del factor estacional para moderar la tendencia alcista del indicador, afirmó: "Este es un año más atípico en el que la recesión pegó fuerte en el tercero y cuarto. Queda un poco amortiguado ese factor estacional por el que en el tercero se genera empleo que en el segundo no. Así que creo que puede llegar a las dos cifras hoy".

El agro, las industrias relacionadas y algunos servicios, darán brotes verdes en 2019

Para lo que sigue, el 2019 encuentra a algunos sectores que ya vienen en caída y cuyas expectativas siguen siendo negativas. Otros tienen expectativas positivas. El agro, por ejemplo, si el clima acompaña, recuperará el nivel de actividad del 2017 y empujará algo de empleo. "Tracciona pero poco, sobre todo porque una devaluación mejora poco las exportaciones y destruye mucho al consumo. Y el impacto del consumo siempre es superior", explicó Schteingart.

También por el lado de algunos servicios se espera una dinámica positiva. El secretario de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), Mario Grinman, dijo a BAE Negocios: "Comercio y servicios no expulsó personal sino que en octubre el empleo creció 0,9% interanual, es decir que generó 36.000 empleados netos. Prevemos algo similar porque es un sector en el que no es fácil recuperar mano de obra y por ende se hace un esfuerzo para mantenerla. Eso sí: si llega a haber otra crisis cambiaria, será inviable".

El empleo en la construcción dio caída en 2018 y la perspectiva no es buena para el año que viene por el freno en la obra pública. "La meta de déficit cero baja 50% el gasto real en obra pública, que es muy importante en la construcción, eso posiblemente haga que el sector no traccione empleo".

Pero seguramente el sector que menos aportará será la industria. La economista Agustina Gallardo expresó al respecto: "Con los altos niveles de capacidad ociosa y la caída de la actividad y el consumo, no se espera una reversión de la caída del empleo que viene mostrando el sector en el último tiempo. La textil en particular mostró una caída interanual de 4,3% en el segundo trimestre del 2018. La reducción de cargas patronales para el sector alivia a las empresas pero no alcanza para que haya crecimiento del empleo. La verdad es que hoy hay muchas suspensiones, si la macro no se estabiliza y la demanda no se recompone, probablemente estas cifras empeoren".