La actividad económica registró en diciembre una baja del 7% y de esta manera el 2018 finalizó con una contracción del 2,6%, informó ayer el Indec. De acuerdo al ente estadístico, más del 80% del descenso que mostró en el último mes de 2018 estuvo explicado por el comercio, la industria y la construcción, en tanto la sequía que afectó al sector agropecuario representó la mitad de la recesión acumulada desde enero. Desde el techo de enero, la economía se derrumbó 7,6%.

En la comparación con noviembre, el Estimador Mensual de Actividad Económica ( EMAE) correspondiente al cierre del 2018 mostró una suba del 0,7%, lo que podría ser una muestra de que el indicador estaría por tocar su piso. Las consultoras privadas calcularon que el producto regresó a los niveles de 2010 y en la medición per cápita, al 2008.

Desde el pico registrado en enero del año pasado, la economía se derrumbó un 7 por ciento

Lo cierto es que por séptimo año consecutivo se observó un comportamiento "serrucho" de la economía argentina, que desde el 2012 crece solamente en los años impares. El 2018 iba a ser el momento en que, según el Gobierno, se iba a romper ese maleficio. Sin embargo, todo parece indicar que en lugar de romper con la maldición de los años pares, se terminará con la "bendición" de los impares, ya que los pronósticos hablan de un crecimiento nulo o un rojo de entre 1 y 2 puntos para el 2019. Es decir que por primera vez desde 2001-2002 el país acumularía dos años seguidos de caída.

En diciembre, los sectores más golpeados fueron el comercio, que se hundió 15,7%, la industria con un retroceso del 14,2% y la construcción con una desmejora del 12,7%. La consultora LCG puntualizó que entre los tres rubros aportaron más del 80% del hundimiento interanual del mes. "El dato debe alertar considerando que estos tres sectores absorben 45% del empleo", planteó la firma en un informe.

Por el contrario, el único aporte representativo al crecimiento fue el de la Agricultura, con un ascenso del 4,7%. Por su parte, Enseñanza avanzó 1% y servicios sociales y de salud, un 0,4%.