El gobierno nacional y la provincia de Tierra del Fuego, la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte) y la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) firmaron ayer un acuerdo sectorial con el objetivo de mejorar la productividad y la competitividad de la industria y reducir los precios de la tecnología para los consumidores. Claro que entre otros puntos, el pacto congela los salarios hasta junio de 2020, a cambio de poner freno a despidos y suspensiones en esa industria.

El Ministerio de Producción informó que en ese marco, el gobierno nacional se comprometió a impulsar una baja gradual del impuesto interno y que trabajará para mejorar los costos aduaneros, logísticos y los procesos productivos previstos en el régimen de promoción industrial. El Estado anunció que enviará al Congreso un proyecto de ley para reducir las alícuotas del impuesto interno para productos como celulares, televisores, aires acondicionados y microondas de manera gradual. Según lo precisado en el encuentro de ayer en el Palacio de Hacienda, el impuesto se reduciría escalonadamente del 10,5% en el 2018 hasta llegar al 2% en 2023.

Por su parte, la provincia de Tierra del Fuego reducirá los costos portuarios y otros vinculados al comercio con el continente; las empresas se comprometen a mejorar la eficiencia de sus procesos productivos y junto al gremio metalúrgico presentaron un acuerdo para mejorar la productividad y competitividad del sector.