La Ciudad inició una campaña para recibir aparatos electrónicos y pequeños electrodomésticos en desuso con el fin de reciclarlos y reutilizarlos, informó el Ministerio de Ambiente y Espacio Público.

Los aparatos se pueden dejar en los puntos verdes móviles que están disponibles hasta el viernes, de 10 a 15 en avenida Corrientes y Reconquista, y en Talcahuano y Viamonte.

"Trabajamos con la lógica de la economía circular que consiste en aprovechar cada material recuperado, transformarlo y devolverlo a la industria para su reutilización", destacó en un comunicado el ministro de la cartera, Eduardo Macchiavelli.

El funcionario aseguró que "con los aparatos eléctricos y electrónicos aplicamos este concepto y utilizamos algunos de los componentes extraídos, en este caso, para fabricar baldosas".

Hasta ahora el total de aparatos electrónicos recibido este año es de 216 toneladas, mientras que en 2017 fue de 148; en 2016, de 105 y en 2015 de 78.

Cerca del 90% de los componentes de estos aparatos, como plásticos y metales, se puede reciclar para así reducir la necesidad de extraer estos recursos de la naturaleza, mientras que una pequeña fracción de estos equipos tiene componentes peligrosos, que deben ser gestionados adecuadamente, explicaron desde el gobierno porteño.

En el país se generan 292.000 toneladas de desechos electrónicos por año y la Ciudad produce 20.000 toneladas, lo que equivale a 7 kilogramos por habitante al año.

Los aparatos en desuso que se pueden llevar para reciclar son netbooks, notebooks, celulares, tablets, ipods, cámaras, radios, teléfonos, walkmans, discmans, impresoras, escáneres, teclados y mouse.

También relojes, controles remotos, reproductores de DVD, MP3, videojuegos, parlantes, auriculares, cargadores de celular, pendrives, micrófonos, entre otros productos.

El gobierno porteño indicó que se recibirán hasta tres unidades con sus accesorios por persona.