Luego de un tiempo de calma, las marcas de moda internacionales vuelven a posar sus ojos en el mercado local.

Al desembarco de la fabricante alemana de calzado Birkenstock, que inauguró su primer local en el barrio de Palermo y ahora abrió un Pop-Up Store en Alcorta Shopping, se suma la apertura en Recoleta de la primera tienda de lujo de Solantu, la compañía de carteras y complementos que tiene sede en España. Por su parte, luego de cinco años, el gigante español Inditex, dueño de la marca Zara, volvió a invertir en una nueva tienda en Rosario.

Birkenstock es una marca alemana fundada en 1774, reconocida por sus flip-flops, sandalias y suecos. Si bien tiene un local propio, también comercializa sus productos en multimarcas de todo el país y a través del ecommerce de la compañía. Con fama mundial, vende 30 millones de pares de calzado al año y comercializa sus productos en noventa países repartidos en cinco continentes. Su flamante espacio del Alcorta es de 40 metros cuadrados.

El caso de Solantu es curioso. “La marca está controlada por la familia Sigman, propietaria del grupo farmacéutico argentino Chemo y de Grupo Insud. En 2016, la compañía puso en marcha un ambicioso plan de crecimiento instalando su sede central en España”, señalan en Modaes Latinoamericana, la compañía controlante.

La etiqueta de carteras y complementos de lujo cuenta con oficinas centrales en el número 13 del Paseo de la Castellana, en Madrid, donde abrió un showroom. Concentra su distribución en corners de tiendas departamentales y tiene una fuerte presencia en el canal multimarca.

Con experiencia ganada en tierra española, recién ahora se animó a abrir su primer local en la Argentina en pleno corazón de Recoleta, en Quintana al 500. Una cartera de mano cuesta 1.800 euros, mientras que un bolso puede alcanzar los 18.000 euros.

En el grupo Insud explican que “adquirir un producto Solantu significa contribuir al programa de conservación del Caiman Latirostris Argentino y al desarrollo económico de los artesanos argentinos y de las comunidades que trabajan en el complejo proceso de confección de las carteras”.

Parece que esta ola de desembarcos impulsó a Inditex a retomar sus aperturas locales de Zara. Hace cinco años que la marca no abría nuevas tiendas. A principios de 2018, inaugurará su local nú- mero once en Rosario, ciudad que abandonó en plena crisis del 2001.

Todo indica que hay más marcas que planean desembarcar en el mercado local, aún están en busca de socios y de locaciones atractivas.