Los usuarios argentinos encabezan el ránking de quienes más minutos móviles utilizan en smartphones para revisar redes sociales y en mensajería instantánea, por lo que el 94% del uso de Internet en el celular se lo llevan las aplicaciones, según un estudio de la compañía de marketing digital ComScore.

El informe, realizado a nivel global, ubicó a la Argentina entre los cinco países que más utiliza minutos de Internet a través de teléfonos móviles, con un 73%, lo que implica, por ejemplo, un 40% más que los españoles y un 20% más que los brasileños.

Además, registró que en el mundo, uno de cada cuatro usuarios de Internet es exclusivamente móvil, es decir que no utiliza computadoras, colocando a la Argentina con un porcentaje del 15% y con una preponderancia de mujeres.

Lo que distingue a los usuarios locales es que el uso móvil de Internet se lo llevan las aplicaciones, pero aún se mantiene la resistencia a hacer compras o trámites bancarios por ese medio, conservando la costumbre de hacerlo desde una computadora.

En cuanto a las preferencias argentinas, las redes sociales más populares son Facebook e Instagram, con un 61% de utilización total, y en mensajería Whatsapp se ubica con un 90% de uso preferencial.

Otro estudio sobre la adopción de tecnologías por personas y empresas, realizado por la consultora IDC, arrojó que casas y autos conectados son los conceptos más señalados por los argentinos, por detrás del smartphone y la variedad de funciones que tiene y promete.

El 90% de los encuestados argentinos ya usan un smartphone, y, del total, el 52% cita al dispositivo como una de las herramientas que "más ayuda en el día a día".

El estudio arrojó que el recambio de smartphones ocurre en un período aproximado de dos años, y que la resolución de cámara es el criterio más valorado por los argentinos, seguido por la memoria RAM.

En cuanto al uso del smartphone, el 64% señaló que redujo al mínimo su presencia en bancos, por pasar a utilizar las aplicaciones de home banking.

Para el 68% de los encuestados, los hábitos en el tráfico también fueron impactados por el uso de aplicaciones de ruta como Google Maps.