Empujado por la aceleración inflacionaria y la desconfianza en el programa monetario, más el impulso adicional del muy mal día para las monedas emergentes, el dólar se disparó ayer a un nuevo récord y quedó al borde de los $45. La mayor preocupación fue la fuerte aceleración de la demanda: el volumen operado creció 30% hasta los u$s852 millones. La receta del maniatado Banco Central fue la misma de las últimas semanas y el resultado también. Subió la tasa al 68,2% pero, una vez más, la divisa se escapó.

El billete minorista subió $1,25 y cerró a $44,92 en el promedio de los bancos de la city porteña. En algunas entidades llegó a quebrar el techo de $45: en el ICBC terminó a $45,15; en el Supervielle, a $45,10; y en el Galicia, el Patagonia y el HSBC, a $45. En el segmento mayorista, donde operan los bancos y las grandes empresas, trepó $1,23 hasta los $43,87. En lo que va de marzo, el dólar ya aumentó 12,1%.

"Nadie la tiene fácil en el mundo", dijo Mauricio Macri en medio de la escalada. La intención era atribuir la devaluación exclusivamente al derrape global y evadir los problemas locales. Y agregó que en Argentina el tipo de cambio subió "prácticamente lo mismo" que en los otros países emergentes. Los números lo contrariaron.

Es que, si bien el dólar se fortaleció en el mundo ante la mayor aversión al riesgo de los inversores especulativos producto de los temores de una fuerte desaceleración del crecimiento en Estados Unidos, el peso volvió a ubicarse a la cabeza de las monedas más golpeadas, esta vez junto a la lira turca. En la región lideró cómoda el ranking de depreciaciones. Mientras que en Argentina el tipo de cambio subió 2,9%, en Brasil avanzó 1,5%; y en México, 1,4%.

El BCRA reaccionó con una nueva suba de tasas, que sigue siendo ineficaz para contener el dólar. Entre las dos subastas diarias, el rendimiento de las Leliq quedó a un promedio de 67,7%, seis décimas más que el martes. Pero en la segunda compulsa el promedio fue todavía más elevado: 68,2%. El operador Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios, planteó que "la tasa pasó en estos días a segundo plano, ya que estamos con pocos ingresos de dólares y aumento de la demanda por faltar dos días para cerrar el mes".

Por su parte el analista Christian Buteler consideró: "Los coletazos de afuera acá pegan el doble. Y encima cuando afuera no está complicado nos complicamos nosotros solos. La dinámica del último mes y medio es preocupante porque la tasa subió 25 puntos y no se pudo contener el tipo de cambio".

El especialista advirtió sobre el incremento de la demanda. "Hasta ahora los sacudones se daban con poco volumen. Ayer el monto ya fue más serio, lo que deja para estos días un signo de alerta para ver si el contexto externo ayuda a una relativa calma o si se empieza realmente a ver una mayor dolarización. Si a la escasez de oferta se suma una mayor demanda, vamos a estar complicados", dijo.

El Gobierno confía en que con los dólares del agro y las subastas diarias de u$s60 millones que realizará el Tesoro podrá enfrentar la creciente dolarización preelectoral. Pero los analistas relativizaron su eficacia en caso de una corrida. "El año pasado tuvimos días de u$s1.500 millones; si se dispara la demanda, los dólares del Tesoro son casi nada. Y los exportadores van a pisar la liquidación lo más posible para intentar sacarle el mejor precio", apuntó Buteler.

noticias relacionadas

Ver más productos

El beato Juan de Licio, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beato Juan de Licio

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

El Papa no tiene previsto visitar Argentina en 2020

Ver más productos