El gobierno de Tierra del Fuego restringió la asistencia de empleados públicos a las distintas dependencias del Estado para la jornada laboral ayer, debido a la ola de calor que se vive en la provincia y que el lunes a la tarde alcanzó valores récords de temperatura, con 30,8 grados en la ciudad de Río Grande y 28 grados en Ushuaia, confirmaron fuentes oficiales.

El calor hizo que cientos de fueguinos y turistas se volcaran masivamente a lugares de esparcimiento al aire libre, y muchos de ellos llegaron para tomar sol y para bañarse en aguas del Canal Beagle.

La gobernadora fueguina Rosaba Bertone instruyó "a las dependencias de la administración pública centralizada y descentralizada para que arbitren las medidas necesarias a fin de establecer un régimen de guardias mínimas rotativas".

Voceros del gobierno explicaron que en términos administrativos "no se trata de un asueto", ya que la planta política cumplirá funciones normalmente.

Según agregó un comunicado oficial, "las particulares condiciones edilicias de las dependencias públicas fueguinas (preparadas para ser calefaccionadas y no para enfriarse) no permiten templar los ambientes acorde a éste inusual clima".

El reporte indicó que en todas las provincias patagónicas se alcanzaron los 30° el lunes, pero hubo algunas localidades en las que se registraron temperaturas marcaron nuevos récord históricos. El calor seguirá al menos hasta hoy.