Una familia tipo necesitó en noviembre un ingreso de 16.027,98 pesos para no ser considerada pobre, cifra que significó un aumento del 2,2%, según el costo de la Canasta Básica Total, que difundió ayer el Indec.

Según la medición oficial, para no ser indigente, el mismo grupo familiar necesitó en noviembre un ingreso mínimo de 6.568,85 pesos. El informe de la Valoración mensual de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) y de la Canasta Básica Total (CBT) difundido por el organismo registra que en noviembre ambos indicadores crecieron un 2,2% respecto de octubre pasado.

La Canasta Total, que establece la línea de pobreza, registra un aumento acumulado del 21,8% desde diciembre pasado, cuando su valor era de 13.155 pesos y una suba del 22,1% en forma interanual. La variación del costo de ambas canastas se ubicó por encima del Indice de Precios al Consumidor (IPC) que arrojó un aumento del 1,4% a nivel nacional. También fue superior al IPC del relevamiento en el Gran Buenos Aires que fue del 1,2% en noviembre pasado contra el mes anterior, según había informado el INDEC.

En cambio, el acumulado anual de ambas canastas está en línea con el de precios minoristas, que en noviembre pasado ascendió al 21%. La Canasta Alimentaria registra un aumento del 20,3% en los primeros once meses del año, desde los 5.458 pesos de diciembre pasado.