Fuente: BAE Negocios 

El secretario de Comercio interior, Roberto Feletti, considera que es correcto su pase al Ministerio de Economía, al menos desde lo técnico. Pero en su conversación con Martín Guzmán y otros funcionarios esboza un dato que será un mazazo para todo el equipo económico: el aumento de la pobreza, que en el país se mide a partir de la evolución del precio de los alimentos. “Si en un mes no se toman medidas contundentes, estaremos peor”, explica ante sus pares según la reconstrucción que realizó BAE Negocios.

El pase de Comercio bajo la órbita de Guzmán quedó sellado el martes de la semana pasada, cuando ambos funcionarios volvieron a verse las caras, situación que ya era bastante habitual. “El Fideicomiso del trigo se pondrá en marcha, pero no alcanzará”, le manifestó Feletti en ese encuentro. “Vamos viendo”, respondió Guzmán que sigue con su lógica de domar expectativas desde el diálogo. Ese “vamos viendo” no deja de ser un lugar incómodo para Feletti, aunque ahora menos expuesto como el funcionario “antiinflación”.

Aumento de los alimentos 

Los dos protagonistas de esta historia acordaron achicar la línea divisoria entre la macro y la micro economía. En la práctica esto implicará autorizar futuros aumentos de precios con la estructura de costos sobre la mesa, análisis de insumos básicos y detalles por empresas. En las próximas negociaciones sobre los productos de precios cuidados se autorizarán mayores subas como “zanahoria” para que las fabricantes mejoren la producción y el abastecimiento. En el caso de la leche, azúcar y yerba habría alzas del 5 al 7 por ciento y en otros productos, solo del 2 o 3 por ciento.

De todas maneras, a Feletti le sigue inquietando lo que considera un mal diagnóstico sobre el escenario global, con incidencia directa en el país. “La guerra no es ni será corta. Hay una crisis de hegemonía que generará cambios estructurales”, lanza entre sus allegados. Y si el diagnóstico es que el mundo cambió a partir de marzo, la Argentina debería actuar en consecuencia. Como mínimo, tendría que conformarse un comité de crisis con el involucramiento de otras áreas, como por ejemplo Agricultura. Al menos es lo que se pregona desde Comercio interior, aunque a Guzmán no le gusten este tipo de instrumentos.

Guzmán tiene ahora a cargo el área de Comercio Interior y saltan las diferencias con Roberto Feletti 

La lista de Feletti para el control de precios

¿Qué medidas deberían tomarse? En la hoja borrador aparecen controles sobre el mercado de granos, estar encima del stockeo del sector y obligar a los formadores de precios a producir en la cuantía suficiente los alimentos que se consumen localmente. También consideran que con el trigo y el maíz se podría hacer algo similar que con la carne: primero abastecer la molienda y luego la exportación.

Las herramientas para el control de precios, con la ley de abastecimiento incluida, seguirán siendo acotadas, salvo que el Congreso restablezca la ley de solidaridad y haya mayores márgenes para subir retenciones. Aunque Guzmán ya dijo que no, incluso modificando el sentido de las palabras del propio Alberto Fernández que le pidió ayuda al Congreso para avanzar, potencialmente, en un nuevo esquema de derechos de exportación.