El ingreso de divisas del sector agroexportador podrían caer 8,50 por ciento o 1.800 millones de dólares en 2018, en relación con el año previo debido a la sequía que afecta a gran parte de la zona núcleo. "Su relevancia reside en que representan más del 60% del total de ingresos de divisas por exportaciones de bienes", apuntó Delphos Investment.

Sobre la base de las proyecciones de producción y precios de la Bolsa de Cereales, la falta de lluvias implicaría una caída adicional en el valor total de la cosecha conjunta de soja, trigo y maíz del 5,3% respecto de la campaña 2016/2017, al comparar con las estimaciones preliminares de fin de 2017, consignó el informe de la consultora.

La situación podría empeorar, ya que el 40% de la soja se encuentra en una etapa crítica para su potencial de producción, mientras que más del 57% se encuentra en condiciones hídricas regulares a malas.

Las perspectivas meteorológicas no son favorables en el corto plazo y, luego de días de altas temperaturas, existen riesgos de que las pérdidas sean mayores.

Delphos analizó además el impacto del deterioro de la campaña sobre el valor agregado bruto correspondiente al sector de agricultura, ganadería, caza y silvicultura. Dicho sector representa entre el 7% y el 8% del Producto Bruto Interno (PBI) total y durante el corriente año, presentaría una disminución de 9,8% real respecto del año anterior. La caída adicional bajo este escenario alcanzaría 0,5% del PBI estimado para 2018.

"Creemos que las malas noticias en términos de entrada de divisas por exportación no modificarán significativamente la tendencia subyacente del tipo de cambio, particularmente en un contexto en el que el año nuevo ya ha mostrado una considerable depreciación de la moneda local", completó el documento privado.