El futuro de las cúpulas de Buenos Aires que se suspenden en las alturas urbanas depende de la habilidad material de unos artesanos que heredaron el oficio de pizarreros, traído al país hace un siglo por sus antepasados europeos.

Trabajando en el CCK, el especialista encontró pizarras fi rmadas por su abuelo en los años ’20

Especialistas como Christian Dorfler, último de una familia de pizarreros alemanes que se inició en el oficio en 1700, las tienen para manipular raras herramientas y dejar pizarras negras, de cobre o de zinc, de iglesias y palacios centenarios tan elegantes como cuando se inauguraron.

Su familia tiene catalogadas 160 obras, entre las más emblemáticas la cúpula del Congreso, las de las estaciones de Retiro y Constitución, la del Palacio de Aguas Argentinas, la de la Catedral de San Isidro, la Basílica de Luján, la del Palacio de Correos y el CCK, ésta última la más significativa para la familia.

Es que fue allí donde, en 1921, el abuelo Rudolf, recién llegado a la Argentina, consiguió su primer trabajo como maestro pizarrero contratado por la subcontratista de la firma Geopé, que lo había encontrado en el libro de oficios del Hotel de los Inmigrantes.

Casi 90 años después, cuando en 2010 Christian trabajaba sobre la cúpula del CCK, se encontró con varias pizarras manuscritas y firmadas por su abuelo: "Cubierta de pizarra realizada desde enero hasta diciembre de 1922", se lee en aquella reliquia familiar.

"Entre el cielo y la tierra está el reino del pizarrero", escribió el novelista alemán Otto Ludwig en 1856 y allí eligió moverse la familia Dorfler hace más de 300 años en Alemania.

Doscientos años después de que el primer Dorfler empuñara el martillo herramienta emblema del pizarrero- en la Argentina la prosperidad del siglo XIX y de la primera mitad del siglo XX pobló las calles de de bellos edificios con cúpulas, torres y mansardas.

Un preinventario del Ministerio de Cultura registra más de 600 obras en la Ciudad de Buenos Aires y la mayoría está en los barrios de San Nicolás y Balvanera, precisaron desde Patrimonio Histórico.

Muchas cúpulas, algunas míticas, se perdieron por los altos costos de reparación y falta de políticas de mantenimiento, pero Dorfler destaca que hace poco más de 10 años se siguió la línea de Europa y se tomó conciencia del valor del patrimonio arquitectónico y cultural.

"Las iglesias, antes con fondos propios, y organismos privados comenzaron la reparación de cúpulas. También hubo inversión estatal. Hay grandes licitaciones como Retiro, Constitución, a donde nos llaman para poner la frutilla del postre, digamos", explica este experto en alturas urbanas.