Unos 200 argentinos corrieron el Maratón de Nueva York, una competencia de 42 kilómetros a través de las calles de la ciudad norteamericana, vestidos con remeras de la selección nacional y una cinta negra en sus brazos como homenaje a los cinco rosarinos asesinados el pasado martes en Manhattan en un ataque terrorista.

“Es la carrera que cualquier maratonista o persona que corre sueña con participar. Es la más popular del mundo y un emblema para los maratonistas. Es como el Mundial para los futbolistas”, dijo a Télam Lucia Bagaloni, una de las argentinas que compitió junto a más de 50.000 personas de 129 países.

A diferencia de otras carreras, el Maratón de Nueva York -que fue presenciada por unas 2,5 millones de personas- se toma como un evento de varios días, por lo que la semana previa hay decenas de actividades con los deportistas, desde entrenamientos por el Central Park hasta sorteos y charlas multitudinarias.

Sin embargo, el atentado del martes pasado afectó a autoridades y participantes, que vivieron con gran tristeza la muerte de las ocho personas, entre las que estaban los argentinos que mientras andaban en bicicleta murieron arrollados por un vehículo conducido por el terrorista uzbeko Sayfullo Saipov.

El grupo estaba integrado por ocho ex alumnos del Politécnico de Rosario que viajó a festejar los 30 años de egresados y se encontró en Nueva York con otros dos que viven en Estados Unidos.

Además, el presidente Mauricio Macri viajó a Nueva York para, entre otras actividades, participar a las 11 (hora local) de un homenaje a los cinco compatriotas asesinados, al que también asistirá el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz.

Muchos de los corredores se acercaron desde el martes al lugar donde se produjo el atentado, en el sur de Manhattan, para dejar flores y expresar su dolor y condolencias a los familiares de las ocho víctimas: una belga, dos estadounidenses y los rosarinos Hernán Mendoza, Diego Angelini, Alejandro Pagnucco, Ariel Erlij y Hernán Ferruchi.