En 2017, el 52% de los homicidios dolosos de mujeres en la Ciudad de Buenos Aires fueron femicidios, según se desprende del informe anual de la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM).

Además, en el informe que se acaba de presentar, y en el que se analizan todos los casos de femicidios y homicidios dolosos de mujeres ocurridos durante 2017, se destaca que las víctimas de homicidios dolosos aumentaron un 50% respecto al 2016, pero se mantuvieron por debajo de la cifra de 2015 (32).

En total, 27 mujeres fueron asesinadas en 2017, de los cuales 14 (52%) fueron femicidios; mientras que el resto resultaron ser homicidios dolosos.

El documento al que tuvo acceso NA revela también que los femicidios tuvieron una disminución porcentual respecto del año anterior aunque, en términos absolutos, aparece como un fenómeno relativamente estable (pasaron de 13 en 2016 a 14 en 2017).

La investigación cuantitativa que se realiza desde hace tres años tiene como objetivo producir información que sirva de insumo para el desarrollo de estrategias de política criminal para la investigación, persecución y sanción de los crímenes de género.

En el trabajo se indica que los hechos se distribuyen entre 10 comunas y 14 barrios de la Ciudad, y se advierte que, mientras los femicidios muestran una gran dispersión territorial, los homicidios dolosos presentan mayor concentración en el sur de la Ciudad.

Esto constituye, según el informe, una continuidad respecto de años anteriores: en 2017 se evidenció un descenso de los hechos cometidos en asentamientos urbanos y villas de emergencia: sólo dos femicidios (14%).

En el 71% (15) de los casos existía un conocimiento previo entre víctima y victimario: en 7 casos se trató de un vínculo de pareja, en 3 de familiares y en 5 casos eran conocidos. Respecto al lugar en el que ocurrieron los femicidios, 79% de los casos se cometieron en espacios privados (vivienda de la víctima o agresor y vivienda compartida).

Otro dato relevante del informe es que entre las 14 víctimas de femicidio, el promedio de edad fue de 48 años, por lo que comparando con años anteriores, se trató de víctimas de mayor edad (40 años en 2015 y 33 en 2016).