Dimitri Poberezhnyy, Elena Sálova y Silvana Jarmoluk viven en Buenos Aires e integran la comunidad rusa, la mayor de América Latina con más de 300 mil residentes, y a cuatro meses del comienzo del Mundial coinciden en que "hincharán por la Argentina" frente a la escasa cultura futbolera de su país natal.

"Voy a hinchar por Argentina y miraré sus partidos porque se merecen ganar por tanto esfuerzo. Tengo esperanzas de que sea así porque amo Buenos Aires" confiesa Dimitri, de 32 años, empleado de un emprendimiento de cerveza artesnal.

Dimitri llegó a Argentina desde Ucrania en 2014 sin conocer a nadie pero dice que ya se siente como un argentino más: "Yo ya estoy argentinizado y no voy a mirar los partidos de Rusia porque da vergüenza como juegan. Allá no hay una cultura del fútbol", precisó en la sucursal del emprendimiento, ubicada a pocas cuadras del Congreso.

"Acá en un día te podés cruzar con varios paisanos caminando por la calle, a veces me parece que estoy en Rusia", dice Dimitri, y asegura que es la zona de la Ciudad donde viven más rusos y ucranianos.

Según la embajada de Rusia, Argentina se convirtió en la segunda patria para miles de rusos. "La comunidad rusa en Argentina es la más numerosa de toda América Latina. Actualmente viven más de 300 mil originarios de la Unión Soviética y la Federación de Rusia", precisa Irina Yermakova, del área de prensa de la embajada.

Para ir calentando el clima, la comunidad junto con la sede diplomática y la Casa de Rusia ya están organizando un calendario de actividades que incluye también los festejos por el día nacional de ese país, el 12 de junio, apenas 48 horas antes del primer partido del Mundial-2018 que disputarán las selecciones de Rusia y Arabia Saudita.

Aunque no están todas definidas, se sabe que colocarán dos carpas en un punto clave de la Ciudad desde donde se entregarán folletos e información sobre Rusia. Además, ya arrancaron los cursos de ruso básico para los que vayan a viajar a ver el mundial.

Elena Sálova tiene 50 años y emigró de Siberia a los 26 años con un hijo y una maestría en Artes Humanitarias a la provincia de Santa Fe para casarse con un argentino a quien había conocido en su país.

Rusia no tiene chances con la "Argentina, no tenemos un (Lionel) Messi, pero somos muy buenos en el hockey o patín sobre hielo", reseña Elena desde su casa en el barrio porteño de San Nicolás, donde exhibe un muestrario de adornos tradicionales, como matrioshkas (las clásicas muñecas rusas) y balalaicas (una guitarra típica).

Silvana Jarmoluk, presidenta del Consejo Coordinador de Asociaciones de Compatriotas de Rusia en Argentina, vive en Mar del Plata desde que llegó al país, en 1965, cuando era bebé.

"A mi me gusta el fútbol y los mundiales; yo soy autóctona y mi gran equipo es Argentina", se entuasiasma.