Después de meses soñando con la reposera a la orilla del mar o la siesta en las montañas, las ganas de salir de vacaciones son imparables. Ya está todo listo: se averiguaron los mejores datos del destino elegido, se eligió minuciosamente el hotel, se planearon paseos. Pero junto con el entusiasmo también surge la ansiedad por querer que todo salga a la perfección. Para muchos, el primer día de viaje se echa a andar la rueda de los aciertos y las desilusiones.

En las primeras 24 horas, muchos optan por una caminata, una copa de vino y fotos para las redes

Con esto en mente, Booking.com, plataforma que conecta con la oferta más amplia de alojamientos, buscó indagar cuáles eran los mayores temores de los argentinos durante las primeras horas de viaje. Encargó a Research Now un sondeo global del que participaron 500 personas en Argentina. Según el 47% de los encuestados locales, la principal inquietud es no encontrarse con el hotel que habían visto en las fotos o que las instalaciones no esté a la altura de las expectativas. En segundo lugar, a lo que más le temen los argentinos es a no poder disfrutar desde el primer momento: el 43% dijo que sentirse enfermo o que alguno de sus acompañantes se enferme está entre sus mayores preocupaciones.

Pero aún antes, ya en el aeropuerto o la terminal, entran a jugar los miedos. Un temor muy común entre los viajeros es perder la valija. El 42% de los argentinos mencionó ese riesgo como una de sus mayores pesadillas: la angustia de ver girar la cinta transportadora y que el equipaje personal nunca llegue. En tiempos de hiperconexión, la señal de wifi también es parametro para medir la felicidad en el período de descanso anual. Para el 41% de los encuestados, lo peor que puede pasar es la imposibilidad de conectarse fácilmente o que no haya WiFi. Por último, el 39% declaró que su miedo radica en encontrarse en el destino y darse cuenta que se olvidó alguna cosa en su casa.

Aunque no siempre sale todo de acuerdo a lo planeado, la encuesta muestra que muchos de estos temores son infundados y se refieren a eventos que ocurren en muy baja proporción (ver gráfico).

La felicidad

Cuando se disipa la ansiedad, relajarse y disfrutar es la consigna. Según el estudio, en las primeras horas de sus vacaciones, las actividades que más esperan realizar los turistas son: hacer una larga caminata (58%), tomarse una copa de vino o una cerveza (57%) y probar alguna comida local (54%).

El sondeo consultó además por aquellas prioridades que tienen los argentinos respecto de su habitación de hotel y del alojamiento en sí. Las respuestas demuestran que el público del país le gusta que las cosas tengan ciertos requisitos sí o sí. Por ejemplo, el 50% de los encuestados confesó que un desayuno abundante es lo que más esperan de un hotel/alojamiento. Lo siguiente más importante es un colchón cómodo (48%) y una habitación que cuente con una vista inigualable (40%). Asimismo una habitación espaciosa no viene nada mal (34%).

La versión unplug de un viaje no les gusta tanto a los viajeros. Muchos confesaron que en sus primeras 24 horas de viaje, se suelen sacar una foto para subir a sus redes sociales (21%), miran online las recomendaciones para visitar un restaurant local (15%) y leen los mails del trabajo (6%).