La obra Salvator Mundi, pintada por el maestro renacentista Leonardo Da Vinci hace cinco siglos, fue vendida a última hora del miércoles en una subasta en Nueva York por 450,3 millones de dólares, convirtiéndose en la obra de arte más cara vendida nunca.

El remate, que se llevó a cabo en Christie’s y se pudo ver en vivo a través de Facebook Live, provocó una fuerte expectativa entre compradores y amantes del arte, ya que existen menos de 20 obras de Leonardo en el mundo, según informó la rematadora días antes de la subasta.

La obra de Leonardo que refleja a Cristo levantando la mano derecha, dando la bendición, fue expuesta por última vez en la National Gallery de Londres y fue catalogada por los expertos como el “mayor redescubrimiento artístico del siglo XXI”.

Ocurre que esta obra maestra había sido vendida en 2005 en un remate por tan sólo diez mil dólares, ya que se creía que pertenecía a un discípulo de Da Vinco, el italiano Bernardino Luini. Finalmente, los expertos analizaron a fondo hasta descubrir que se trataba de un Da Vinci y esta semana se convirtió en la estrella del remate estadounidense y en la obra de arte más cara de la historia.

Con la cifra obtenida, la pintura de Leonardo destronó a ¿Nafea faaa Ipoipo? (¿Cuándo te casarás conmigo?), el trabajo de Paul Gauguin, por el que se había pagado 300 millones de dólares.

La obra del renacentista italiano pasó por muchas manos, incluyendo las de Enriqueta María de Francia y las de tres monarcas ingleses, hasta las del coleccionista multimillonario ruso Dimitry Rybolovlev, que lo compró hace cuatro años por 127,5 millones de dólares.

Aunque en la subasta se vendieron 58 lotes de arte contemporáneo de autores como Andy Warhol, Cy Towmbly y Mark Rothko, Christie’s quiso colar el Da Vinci. La puja por la pintura duró unos 20 minutos, un período rara vez visto, y comenzó con un precio inicial de 70 millones de dólares. Christie’s llevaba varias semanas promocionando esta subasta y aseguraba que la obra tenía un valor superior a los 100 millones de dólares, aunque otros expertos elevaban la suma hasta los 200 millones.

Salvator Mundi, pintado a finales de 1490 o comienzos de 1500, arrastró al principio muchas dudas sobre la autoría de Da Vinci, con versiones que inicialmente apuntaban a que el responsable fue uno de sus discípulos, lo que derivó en muchos años de debates.

El cuadro fue expuesto en los últimos meses en Hong Kong, San Francisco, Londres y Nueva York.

  • La lista de los mejor valuados

Hasta la irrupción de la pintura de Leonardo en la lista de las más cotizadas, el precio más alto pagado por una obra de arte fueron los 300 millones de dólares de ¿Nafea faaa Ipoipo? (¿Cuándo te casarás conmigo?), del francés Paul Gaugin. En cuanto a la venta de arte contemporá- neo, destacan los 300 millones de dólares pagados por el magnate estadounidense Kennet Griffin por Interchange, de Willem de Kooning.

La lista incluye a Les joueurs de cartes (Los jugadores de cartas) de Paul Cezanne (u$s250 M, comprada en transacción privada por el gobierno de Qatar), el Number 17A de Jackson Pollock (u$s200 M comprada en transacción privada por Kenneth Griffin), Les femmes d’Alger (Version ‘O’) de Pablo Picasso (u$s179,36 M) y Nu couché (Desnudo acostado), de Amedeo Modigliani (170,4 millones de dólares en subasta pública).