El canciller ruso, Serguei Lavrov, se reunirá hoy con su homólogo estadounidense, Mike Pompeo y uno de los temas centrales de la cumbre será la prórroga del tratado de reducción de armas nucleares, Nuevo START o START III, que expira en 2021, además de la situación en Venezuela. "Mike Pompeo estará aquí. Considero que este será uno de los temas centrales de nuestras conversaciones", dijo durante una conferencia de prensa en Sochi junto a su homólogo chino, Wang Yi.

Lavrov recordó que Rusia "se ha expresado a favor de prorrogarlo por un plazo de cinco años después de que este Tratado caduque en 2021" y sigue dispuesto a debatir el tema con los estadounidenses. Previamente, se había informado que Pompeo realizará una sorpresiva visita a Bruselas antes de su anunciada llegada a Rusia, donde lo esperará un encuentro oficial con el presidente Vladimir Putin para buscar "estabilizar" las relaciones bilaterales.

Según el titular de Exteriores, es necesario utilizar los mecanismos de control bilateral de este importante tratado para "dar solución a las inquietudes que surgen respecto a diversos aspectos de la reducción (de las armas nucleares) a las cifras acordadas".

Lavrov indicó que Rusia tiene inquietudes respecto al reequipamiento de las lanzaderas de muchos submarinos estadounidenses y bombarderos estratégicos "a una configuración no nuclear".

El viceministro ruso, Serguei Riabkov, declaró a la agencia Interfax que la primera visita del secretario de Estado a Rusia "es muy importante y trataremos de aprovechar al máximo las próximas conversaciones para estabilizar en la medida de lo posible nuestro diálogo y planificar los pasos a seguir". En este sentido, subrayó que uno de los principales puntos de desencuentro es la situación en Venezuela, donde el Kremlin apoya al gobierno de Nicolás Maduro.

El canciller chino, Wang Yi, afirmó que Beijing espera que Estados Unidos "retorne al marco del Tratado INF" (de eliminación de misiles de mediano y corto alcance) y "suscriba la prórroga del Nuevo START".

Además, reiteró que su país "no considera necesario sumarse a las conversaciones entre Rusia y EEUU sobre desarme nuclear porque el arsenal nuclear de China se mantiene constantemente en el mínimo".

La inesperada visita de Pompeo a Bruselas se produce en un momento especialmente delicado para el pacto nuclear suscripto en 2015 por Irán, la Unión Europea (UE), Rusia, China, el Reino Unido, Francia, Alemania y EEUU, país este último que se retiró del acuerdo de manera unilateral hace un año.