Tal como se preveía, el diputado de ERC Roger Torrent se convirtió ayer en el noveno presidente del Parlament de Catalunya desde la recuperación de las instituciones tras la dictadura franquista, tras ser elegido por los 65 diputados independentistas presentes en la Cámara, por mayoría simple en una segunda votación.

Torrent se impuso por nueve votos al candidato de Ciutadans, José María Espejo-Saavedra, que logró 56 apoyos. En tanto que nueve diputados votaron en blanco.

En su discurso tras tomar posesión como presidente, Torrent llamó a "poner fin" a la intervención del Estado con el artículo 155 de la Constitución y a "recuperar y restituir plenamente" las instituciones catalanas. Las palabras del nuevo presidente del Parlament llegan después de que ERC y JxCat hayan pactado que Torrent propondrá a Carles Puigdemont como candidato a la investidura, aunque los dos grupos independentistas no acordaron todavía la fórmula para investirlo a distancia.

"Defenderé que se puedan oír las 135 voces del Parlament, los que están y los que no pueden estar aquí", aseguró Torrent. "Más allá de las convicciones políticas y personales están los principios, y yo quiero hacer de la democracia y la convivencia los pilares fundamentales de mi mandato", recalcó.

El nombre del diputado fue anunciado el martes por su partido como el elegido para convertirse en la segunda autoridad catalana durante esta legislatura, en sustitución de Carme Forcadell. ERC buscaba una persona de total confianza del partido, además de libre de procesos judiciales, por lo que la figura de Torrent se acabó imponiendo para el cargo.

Torrent, nacido en la localidad de Sarrià de Ter en 1979, es alcalde de su pueblo desde 2007 y entre 2011 y 2012 fue portavoz de ERC en la Diputación de Girona. Será el presidente más joven que ha tenido el Parlament en toda su historia.