La inflación mensual de Brasil se desaceleró de 0,48% en septiembre a 0,45% en octubre, según datos privados. La tendencia podría llevar al Banco Central, tranquilizado por la victoria electoral de Jair Bolsonaro, a dar señales de reanudación del ciclo de recortes de su tasa básica. La expectativa promedio de 35 instituciones y analistas consultados por el diario Valor era de una inflación (índice IPCA) de 0,56%.

En octubre de 2017, el alza mensual de precios había sido de 0,42%. En el acumulado de doce meses, el IPCA llega a 4,56%, un tanto por encima del centro de la meta oficial de 4,50% (con un margen de tolerancia de +/- 1,5 puntos porcentuales). En el reporte que publicó la agencia NA se destacó que el IPCA se vio impulsado el mes pasado por el aumento de precios de los transportes (+0,92%), artículos de residencia (+0,76%) y alimentación y bebidas (+0,59%). La previsión del mercado es de una inflación de 4,40% en 2018 y de 4,22% en 2019 robustece expectativas para la estructura de la gestión Bolsonaro con un programa de reducción de los gastos públicos mediante privatizaciones y una reforma del régimen de jubilaciones.

El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central indicó esta semana que después de las elecciones en las cuales Bolsonaro derrotó al izquierdista Fernando Haddad hubo "una disminución de las incertidumbres en el plano interno". El mercado ya reflejó esa descompresión, con una valorización del real frente al dólar que se cotiza actualmente en torno a 3,75 reales, después de haber llegado a 4,20 en septiembre.

Aun así, el Copom mantuvo la prudencia respecto a la posibilidad de reanudar el ciclo de reducción de la tasa básica Selic, que desde marzo se encuentra en su mínimo histórico de 6,5%.