Varios representantes diplomáticos abandonaron ayer una reunión de la Organización de las Naciones Unidas ( ONU) sobre drogas en Viena (Austria) por la presencia del canciller chavista, Jorge Arreaza, al que consideran un representante "ilegítimo" del país.

Decenas de representantes de países latinoamericanos, entre ellos los del Grupo de Lima que integra la Argentina, pero también de Estados Unidos, Canadá y de algunos países europeos, entre ellos Francia, abandonaron la sala cuando Arreaza subió al podio durante una reunión de la Comisión de Estupefacientes (CND) en Viena.

"Los miembros de la delegación venezolana que están hoy aquí representan el gobierno ilegítimo de Nicolás Maduro y por eso no pueden ser considerados como hablando en nombre del pueblo venezolano", dijo en un comunicado tras el incidente un portavoz de la misión estadounidense ante las organizaciones internacionales.

Más de medio centenar de países han reconocido como "presidente encargado" al autoproclamado líder opositor y titular de la Asamblea Nacional (parlamento) Juan Guaidó. Varios diplomáticos latinoamericanos y europeos ya habían salido el mes pasado cuando Arreaza hablaba el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra y pedía conversaciones directas entre el presidente Maduro y el presidente estadounidense Donald Trump para abordar la crisis que vive el país.