El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció que el ministerio de Trabajo será "incorporado" a alguna otra cartera, sin decir a cuál, como parte de sus planes de reducción del número de ministerios en su gobierno que comenzará en enero de 2019. Este anuncio echa por tierra las estimaciones de que el mandatario electo no llevaría adelante los tópicos que anticipó a lo largo de su campaña sobre todo respecto de limitar las actividades políticas y sindicales, de hecho los analistas internacionales más críticos vislumbraban esta estrategia como otro disparo en la línea de flotación de la oposición brasilera encarnada en el Partido de los Trabajadores ( PT).

Tampoco faltaron los paralelismos que resaltaron dirigentes sindicales argentinos, en relación al anuncio de Bolsonaro y el descenso de rango ministerial que tuvo lugar en la Argentina, cuando el presidente Mauricio Macri decidió otorgar solo rango de secretaría a la cartera laboral.

"El ministerio de Trabajo va a ser incorporado a algún ministerio", afirmó en Brasilia el exmilitar ultraderechista, sin dar más detalles. El martes, cuando ya circulaban versiones sobre su desaparición, el ministerio de Trabajo divulgó una nota en la que destaca sus "88 años de existencia" como "casa materna" de la clase trabajadora brasileña, y afirma que "el futuro del trabajo y sus múltiples y complejas relaciones requieren un ambiente institucional adecuado". Según la agencia NA, Forca Sindical una de las principales centrales gremiales de Brasil, también criticó el anuncio de Bolsonaro al considerar que el ministerio de Trabajo es clave "en el equilibrio de las relaciones entre capital y trabajo".

Según versiones de la prensa el equipo de Bolsonaro baraja fusionar el ministerio de Trabajo con el de Industria y Comercio Exterior. Bolsonaro, de 63 años, prometió durante la campaña reducir el número de ministerios en el marco de un plan de recorte de gastos del Estado. Empero tras su victoria el 28 de octubre, sus anuncios han generado polémica y confusión.

En un principio afirmó que recortaría el número de ministerios de 29 a 15, pero en las últimas horas sugirió que esa cifra podría subir a 18. También dijo que estaba considerando la idea de mantener la cartera de Transparencia, que en principio había incluido en el superministerio de Justicia y Seguridad Pública, al frente del cual promoverá al juez anticorrupción Sergio Moro.

El 30 de octubre, el mandatario electo anunció que fusionaría los ministerios de Agricultura y Medio Ambiente, pero en medio de agrias críticas de sectores ambientalistas, e incluso de representantes del agronegocio, reculó dos días después. Por ahora, Bolsonaro ha nombrado a cinco ministros. Además de Moro, figuran en la lista el ultraliberal Paulo Guedes al frente de un superministerio de Economía, que incluirá las actuales carteras de Hacienda, Planificación e Industria y Comercio Exterior. También designó a Onyx Lorenzoni al frente de Casa Civil (jefatura de gabinete), al astronauta Marcos Pontes en Ciencia y Tecnología, y al general de reserva Augusto Heleno en Seguridad Institucional. A Heleno lo había nombrado inicialmente en Defensa.