El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, reveló que la reforma del sistema previsional brasileño podría avanzar "por partes" y que en ese esquema el primer asunto que llevaría al Congreso sería el establecimiento de una edad mínima para el cobro del beneficio.

"No adelanta nada tener una propuesta ideal que va a quedarse en la Cámara (de Diputados) o en el Senado. Entonces, la idea va por ahí (por partes), comenzar por la edad, atacar los privilegios y avanzar en esa pauta", declaró Bolsonaro en Brasilia.

El mandatario electo confirmó que la idea es "presentar una propuesta de enmienda a la Constitución" con la reforma del sistema de jubilaciones, pero una "con posibilidades de ser aprobada". El actual gobernante Michel Temer, cuyo mandato terminará el 1 de enero, intentó sin éxito la aprobación de una reforma de las pensiones que quedó paralizada en el Congreso por falta de apoyo.

El mercado financiero, las patronales y diversos organismos internacionales consideran fundamental la aprobación de dicha reforma para reequilibrar las cuentas públicas y ayudar a revertir el abultado déficit fiscal del país. El déficit del sistema de pensiones "realmente es una realidad", "crece año tras año" y "no podemos dejar a Brasil llegar a una situación como la de Grecia para tomar providencia", indicó el ex capitán.

Asimismo, comentó que "es bastante fuerte la tendencia de comenzar por la edad porque es menos difícil" de aprobar. En la actualidad, la ley permite a las mujeres jubilarse con 30 años de cotización y a los hombres con 35 sin que exista ningún límite de edad para ello, por lo que hay casos en los que personas con apenas 50 años ya pueden percibir esa prestación.

No obstante, el presidente electo necesitará un apoyo fuerte del Congreso para aprobar cualquier reforma que se presente como una enmienda a la Constitución, ya que este tipo de proyectos requieren los votos de 3/5 tanto de los diputados como de los senadores. Bolsonaro se encuentra estos días en Brasilia para continuar con el proceso de transición y en este sentido, tiene previsto reunirse con las bancadas parlamentarias de algunos de los partidos más tradicionales.

El gobernante electo recibió a los congresistas del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), formación que lidera Temer, y pidió su apoyo para aprobar las reformas que impulse durante su gestión, según comentaron a la Agencia Brasil algunos participantes del encuentro.

En la reunión, Bolsonaro elogió la reforma laboral, aprobada por el Gobierno de Temer, e incluso defendió una profundización de la misma para terminar de "desengrasar" las relaciones de trabajo y desbloquear la llegada de inversiones al país. Sin embargo, no especificó qué alteraciones haría en el texto, el cual por entonces fue ampliamente rechazado por sindicatos y oposición al considerar que abría las puertas a un abaratamiento de la mano de obra.