El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dio inicio hoy martes, en la sede de la Bolsa de Valores de Sao Paulo, a la privatización de la mayor empresa pública de electricidad de América Latina, Eletrobras, que pasó a manos privadas tras un proceso de venta del paquete accionario.

El mandatario participó de la ceremonia del toque de la campanilla que marcó el fin de la estatización de la compañía creada en 1954 por el entonces presidente Getulio Vargas y que fue puesta en funcionamiento en 1962 en el mandato de Joao Goulart.

La compañía logró una capitalización por 29.290 millones de reales (unos 5.700 millones de dólares), informó el Ministerio de Minas y Energía.

Es la segunda privatización con mayor volumen de dinero después de la minera Vale ocurrida en 1998.

La privatización de Eletrobras era una de las prioridades del actual gobierno brasileño, que hasta ahora tenía el 72 por ciento de participación en la empresa y con la operación, que incluye emitir nuevas acciones, pasará a tener cerca del 45 por ciento.

De la ceremonia participaron el ministro de Economía, Paulo Guedes, y el de Minas y Energía, Adolfo Sachsida, entre otros funcionarios.

Entre los principales controladores del nuevo paquete accionario están la canadiense Canada Pension Plan Investment Board (CPPIB) y el fondo de inversión estatal GIC (Government Investment Corporation), de Singapur

"Es un día histórico para Brasil porque sale de escena una empresa estatal y entra la mayor corporación de energía renovable de América Latina, con capacidad renovada de inversión", dijo Sachsida.

Guedes, por su parte, dijo que la privatización era necesaria para sumar inversión.

"Ya no precisa Eletrobras de la protección del Estado", afirmó el ministro de Economía.

El proceso de venta de acciones se había iniciado el jueves pasado y este lunes 13 de junio debutó el nuevo formato de la empresa, ya con minoría estatal, en el índice B3 de la Bolsa de Valores de Sao Paulo, el mayor mercado financiero latinoamericano.

Fuente Xinhua