El flamante ministro de Hacienda de Brasil, Paulo Guedes, puso a la firma al presidente Jair Bolsonaro un decreto para implementar una reforma del sistema de pensiones, que podría generar ahorros por hasta 50.000 millones de reales (12.900 millones de dólares) en la próxima década, según informó el diario Folha de Sao Paulo.

Bolsonaro, que asumió la presidencia el martes, debería firmar el decreto en los próximos días publicó Folha, que no mencionó cómo obtuvo la información, de acuerdo con un cable de la Agencia Reuters.

Un portavoz del ministerio de Hacienda consultado respecto de las versiones, declinó hacer comentarios.

La reforma al enorme sistema de pensiones de Brasil está entre los principales desafíos de Bolsonaro, quien debe aún construir una base de apoyo en el Congreso, ya que para entrar en vigencia con fuerza de ley los decretos necesitan ser ratificados por el poder legislativo, y con mayoría calificada.

En su primera medida de gobierno, el mandatario fi jó el salario mínimo en 998 reales (u$s257)

"Habría una aprobación más rápida si Bolsonaro y su equipo se comprometen a enmendar el actual proyecto de ley de reforma de las pensiones que ha estado en el Congreso durante algunos meses", dijo Ricardo Lacerda, fundador y socio del banco de inversiones BR Partners, al sitio web El Economista.

"Optar por enmendar el proyecto de ley actual en lugar de presentar una versión completamente nueva aumentaría las posibilidades de que se apruebe en la primera mitad del 2019", comentó Lacerda, quien resaltó que la bomba de tiempo del sistema de pensiones es la reforma más urgente que el equipo de Bolsonaro debe asumir para detener el crecimiento del déficit fiscal de 33.500 millones de dólares.

En tanto, y en su primer medida de gobierno Bolsonaro firmó, horas después de su investidura, un decreto en el que fijó el salario mínimo de los trabajadores del país en los 998 reales (unos 257,5 dólares) para 2019, lo que supone un aumento del 4,61 por ciento con respecto al año pasado.

En números absolutos, el valor supera en 44 reales (11,3 dólares) los 954 reales (unos 246,1 dólares) de sueldo mínimo que decretó para 2018 el entonces mandatario Michel Temer, quien el martes entregó la banda presidencial a Bolsonaro.

No obstante, la cifra es inferior a los 1006 reales (259,6 dólares) calculados por el Gobierno saliente y recogidos en los presupuestos de 2019.

El aumento del salario mínimo en Brasil se decide con una fórmula que considera la inflación, la tasa de crecimiento del año anterior y otras variables. En este sentido, esa reducción entre el valor finalmente decretado por Bolsonaro y el reflejado en los presupuestos se debe a una disminución de las estimaciones de inflación.

El reajuste del salario mínimo es tradicionalmente decretado en los últimos días de diciembre, pero el hoy ex presidente Temer decidió delegar el asunto en el nuevo jefe de Estado, que optó por definirlo horas después de jurar el cargo.

Ver más productos

Santa Lucía de Siracusa, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Lucía de Siracusa

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos