Canadá quiere que Estados Unidos se comprometa a no aplicarle aranceles a la exportación de automóviles basado en la sección 232 de la Ley de Expansión de Comercio, una vez que acceda a firmar el acuerdo de renovación del Tratado de Libre Comercio de las Américas (TLCAN o NAFTA por sus siglas en inglés).

Funcionarios cercanos a las negociaciones revelaron que Ottawa quiere "algo más" de lo alcanzado por México y Estados Unidos, en su acuerdo sobre intercambio de autos y autopartes.

Canadá exporta a Estados Unidos el 85% de su producción automotriz, que alcanza los 80 mil millones de dólares al año, por lo que quiere tener la garantía de que la administración de Donald Trump no utilizará la sección 232 ni justificará razones de "seguridad nacional" para imponer tarifas adicionales a estas exportaciones, como ya lo hizo en junio pasado con el acero y el aluminio.

El acuerdo en principio entre México y Estados Unidos incluye una sección que limita la exportación a 2.4 millones de vehículos al año, libres de impuestos, lo mismo que los vehículos que cumplan las nuevas reglas de origen: 75% manufacturado en Norteamérica y 40-45% proveniente de fábricas que pagan a sus trabajadores 16 dólares la hora.