Los partidos políticos reforzaron posiciones, en las últimas horas de la campaña para las elecciones regionales en Cataluña demañana, una contienda entre independentistas y constitucionalistas que, según los sondeos, se presenta muy igualada entre ambos bloques. Fue una campaña atípica, con una buena parte de los candidatos soberanistas investigados por la Justicia por su participación en el proceso independentista ilegal. Son dieciocho en total, entre ellos el expresidente del Gobierno regional catalán Carles Puigdemont, que huyó a Bruselas tras proclamar la república catalana, o en prisión, como el que fuera su vicepresidente, Oriol Junqueras.

Ambos se presentan a estas elecciones por separado como cabeza de lista de sus respectivas formaciones, Juntos por Cataluña (JXCat, centroderecha independentista), en el caso de Puigdemont, y Esquerra Republicana (ERC, republicanos independentistas de izquierda), en el de Junqueras.

La prisión de Estremera, en Madrid, donde se encuentra el exvicepresidente catalán desde el pasado 2 de octubre, acusado de los presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos, fue el escenario elegido hoy por ERC para cerrar su campaña electoral.

El presidente Mariano Rajoy cerró los actos del Partido Popular en Cataluña pidiendo a los suyos un último esfuerzo para convencer a los votantes indecisos, y así poder "dar la vuelta" a todos los efectos económicos negativos que ha tenido el proceso independentista.

Los sondeos arrancaron favorables para ERC en el bloque independentista, pero tras la decisión de Puigdemont de encabezar JxCat desde Bruselas las distancias se fueron recortando.