Al menos cinco personas murieron y otras trece resultaron heridas tras ser atropelladas por un ómnibus que irrumpió en la vereda y se precipitó en la entrada de una estación del subterráneo, en el oeste de Moscú, según informaron las autoridades rusas.

De acuerdo con la versión policial, el atropello masivo podría haberse debido a una falla técnica o a que el conductor del autobús, que se encuentra detenido, perdió el control del vehículo.

En las imágenes divulgadas por medios locales se ve como el ómnibus baja a gran velocidad por la escalera del subterráneo que da a la estación de metro Slaviánski Bulvar, donde impactó a varias personas, según informó la agencia EFE. Medios oficiales indicaron que "no se baraja" la posibilidad de un atentado. Varias horas después del incidente, el micro seguía atascado en la entrada del subterráneo.

Por el momento, se desconocen las causas del siniestro, que ocurrió en un día laboral, ya que la Navidad ortodoxa en Rusia se celebra el 7 de enero. Fuentes próximas a la investigación dijeron a la agencia Interfax que el conductor del ómnibus no se hallaba bajo los efectos del alcohol.

En los últimos meses las autoridades locales tomaron medidas especiales de seguridad para evitar atropellos masivos perpetrados por terroristas.