La Comisión Europea revisó su pronóstico del PIB ruso en 2022 pronosticando una caída de un 10,4 por ciento.

La entidad precisa que una fuerte demanda de materias primas y las ganancias de exportaciones favorecerán al superávit comercial de un 14 por ciento del PIB este año​​​.

"Esto permitirá al gobierno apoyar el rublo, a los grupos vulnerables y a la economía, limitando una caída del PIB real hasta un 10,4 por ciento en 2022", dice el documento.

Además, se prevé que la inflación alcance un 20,5 por ciento debido a las demoras en las cadenas de suministros y aumento de precios de importaciones. En 2023 el índice de inflación mejorará hasta un 10 por ciento, ya que el poder adquisitivo se reducirá y los hábitos de consumo cambiarán.

En su anterior pronóstico la Comisión Europea pronosticó un crecimiento del PIB de un 3,9 por ciento en 2021, y de un 2,6 por ciento en 2022, y en 2023, de un 2,2 por ciento.

Según la entidad, esta caída drástica del PIB provocará una reducción de la producción por al menos diez años, debido a que Rusia se verá obligada a cambiar su modelo económico.

Fuente: Sputnik