El presidente de Brasil, Michel Temer, aseguró que hará "lo posible y lo imposible" para someter a votación la reforma del sistema previsional impulsada por su Gobierno, que se halla bloqueada en el Congreso desde hace meses.

"Vamos a hacer lo posible y lo imposible para poderla aprobar. Tendremos una reunión con el presidente de la Cámara (de Diputados, Rodrigo Maia) y del Senado (Eunício Oliveira), que están entusiasmados, entusiasmados en nombre de Brasil", dijo Temer.

El mandatario afirmó que hasta "jueves o viernes verificarán" si tienen los votos suficientes para garantizar la aprobación de la reforma en la Cámara baja antes de que finalice el año.

El Gobierno se vio obligado a retirar el proyecto de la agenda de la Cámara de Diputados, que tenía previsto someter el texto a votación el día 6, tras constatar que aún no tenía los apoyos necesarios.

Como consecuencia, las principales centrales sindicales de Brasil cancelaron la huelga general prevista para mañana, que tenía como objetivo protestar precisamente contra esa propuesta.

El gobierno de Temer cuenta con la aprobación de tan sólo el 5 % de los brasileños

El mercado financiero reaccionó de manera negativa a las dudas en el trámite de la reforma y, en este sentido, la Bolsa de Sao Paulo cayó el 2,55 % en el acumulado de la semana pasada.

El cronograma de la reforma del sistema de pensiones se vió negativamente alterado tras la crisis política desatada a partir de las denuncias presentadas por la Fiscalía contra Temer por asuntos relacionados con la corrupción, y tras conocerse las enormes cifras en "subsidios" y otros beneficios que se les dieron a diputados que votaron en contra del inicio de un proceso en contra del presidente.

Sondeos

El proyecto, que prevé un endurecimiento de las condiciones para obtener esa prestación, forma parte del paquete de reformas de corte liberal emprendidas por el Gobierno de Temer, en el poder desde el año pasado, que incluyen un severo ajuste fiscal y un amplio plan de privatizaciones y concesiones.

Al tratarse de una propuesta de enmienda a la Constitución, la reforma de las pensiones precisa pasar por el pleno de la Cámara de Diputados en dos turnos y conseguir los votos de al menos tres quintas partes de los diputados (308 de los 513) para ser aprobada.

Igualmente, en el Senado también tendrá que superar dos votaciones y obtener una mayoría cualificada.

En tanto trascendió que el Gobierno de Temer cuenta con la aprobación de tan solo el 5 % de los brasileños, según una encuesta divulgada ayer que mejora los resultados de otros sondeos publicados anteriormente, pero aún expresa el enorme rechazo que genera la gestión del mandatario.

La nueva consulta, elaborada por la firma Datafolha para el diario Folha de Sao Paulo, indica que un 71 % de los ciudadanos considera "pésimo" el Gobierno de Temer, dos puntos menos que hace dos meses; un 23 % lo tilda de "regular"; y un 1 % optó por no contestar.

Los resultados evidencian la baja popularidad que aún tiene el Ejecutivo, pero muestra una ligera suba con respecto a otras encuestas publicadas anteriormente.

De acuerdo con un sondeo elaborado por el instituto Ibope, la tasa de aprobación del Ejecutivo era del 3 %, mientras que otro realizado por la firma MDA y dado a conocer días antes, situaba ese porcentaje en el 3,4 %.