Una alta funcionaria de la Organización de las Naciones Unidas ( ONU) presentó hoy viernes una actualización sobre la situación humanitaria en Líbano, y dijo que la crisis libanesa está afectando a todos, en todas partes del país.

Najat Rochdi, coordinadora residente y coordinadora humanitaria de la ONU para Líbano, dijo en una conferencia de prensa en Ginebra que la crisis socioeconómica en Líbano se ha exacerbado más por el impacto de la crisis ucraniana, lo que se refleja principalmente en los drásticos incrementos de los precios de pan y amenaza la seguridad alimentaria.

"Nuestra reciente evaluación muestra que 2,2 millones de personas necesitan apoyo urgente para asegurar el acceso a alimentos y otros productos básicos de aquí a fin de año, lo que representa un aumento de 46 por ciento comparado con el año pasado", dijo.

La coordinadora señaló que casi un tercio de la mano de obra de Líbano está desempleada.

El salario mínimo mensual en el país es actualmente menor a 25 dólares, lo que representa un significativo descenso en el ingreso y el poder adquisitivo, añadió.

Citó cifras de la ONU que indican que 51 por ciento de las empresas pequeña de Líbano han suspendido temporalmente operaciones, por lo que 84 por ciento de sus empleados fueron despedidos y 94 por ciento de los que conservan un empleo han visto reducido su salario.

Respecto al sector salud, Rochdi dijo a los reporteros que en Líbano, 1,95 millones de personas necesitan servicios humanitarios de salud, es decir, 43 por ciento más que en agosto de 2021.

"Además, los hospitales sufren una aguda escasez de suministros médicos y escasez de energía, a la vez que más de 40 por ciento de los médicos y 30 por ciento de las enfermeras se han ido de Líbano", indicó.

La funcionaria de la ONU añadió que otra crisis es el acceso de las personas a agua potable. Cerca de cuatro millones de personas están en inminente riesgo de carecer de acceso a agua potable en Líbano.

Fuente Xinhua