Aunque expresó el deseo de no llegar a una instancia bélica, Corea del Norte afirmó ayer que las medidas unilaterales de Estados Unidos constituyen "un acto de guerra", dos días después de que la Casa Blanca anunciara nuevas sanciones al país asiático.

El viernes, EE.UU. avanzó con un bloqueo marítimo sobre el régimen de Pyongyang

El Ministerio de Relaciones Exteriores norcoreano subrayó en un comunicado que esas sanciones apuntan a lograr "un bloqueo total" del comercio marítimo, por lo que acusó a Estados Unidos de forzar la situación en la península hasta el "borde de la guerra" con su "conducta temeraria".

Por lo tanto, consideró que la Casa Blanca es responsable de "la tragedia" que se podría desencadenar en la península coreana. Las nuevas sanciones a Corea del Norte fueron anunciadas por el presidente estadounidense, Donald Trump durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca en la que indicó que afectarán 27 compañías navieras y 28 buques que comercian con el país asiático.

Trump señaló que si las medidas no surgen efecto en su objetivo de detener los programas armamentísticos norcoreanos, la Casa Blanca pondrá en marcha "la fase dos" que incluiría medidas que "serían muy, muy desafortunado para el mundo".

La nueva escalada entre Estados Unidos y Corea del Norte sucede en medio de un clima de distensión motivado por la participación de una delegación deportiva y un nutrido contingente de funcionarios norcoreano en los Juegos Olímpicos de invierno que concluyen hoy en PyeongChang, Corea del Sur.

En la ceremonia de cierre de la competición deportiva en Corea del Sur, coincidirán las comitivas de Pyongyang y Washington, encabezadas respectivamente por el general Kim Yong-chol e Ivanka Trump, hija y asesora del presidente.

Los medios estatales norcoreanos publicaron otra declaración en la que el gobierno de Pyongyang carga contra Estados Unidos por sus críticas al régimen y a la hermana del líder. La declaración afirma además que Corea del Norte no dialogará de forma directa con la Administración Trump "ni en 100 o 200 años", señaló la agencia de noticias EFE.

Las dos Coreas

En tanto, Corea del Sur y Corea del Norte volvieron a protagonizar ayer nuevos gestos de distensión, en el marco de la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Invierno, pero los cortocircuitos entre Pyongyang y Washington abren una incógnita sobre el súbito deshielo intercoreano de los últimos dos meses.

Los llamados "Juegos de la Paz" llegaron a su fin ayer tras dos semanas en las que la política, y en particular los históricos gestos hacia la reconciliación entre las dos Coreas, separadas desde 1945 y que continúan técnicamente en guerra, acapararon más atención que las competiciones deportivas.