Corea del Norte lanzó ayer un misil balístico de rango desconocido en dirección al mar de Japón, en lo que supone su primer ensayo de armas en más de dos meses, de acuerdo con lo informado oficialmente por autoridades de Corea del Sur, Japón y Estados Unidos.

El proyectil habría volado 50 minutos y caído al mar a 200 millas de la costa japonesa

"Corea del Norte ha lanzado un misil balístico no identificado en dirección al Este desde las cercanías de Pyongyang," una ciudad próxima a Pyongyang, la capital norcoreana, dijo el Estado Mayor Conjunto surcoreano en un comunicado.

A los pocos minutos del lanzamiento, ocurrido hacia las 3:17 hora local (las 15:17 de ayer en Argentina) el ejército de Corea del Sur ensayó un "ataque de precisión" con misiles en respuesta a la acción de Pyongyang, agregó la cúpula militar surcoreana, sin dar mayores detalles acerca de la operación.

En tanto en Japón, el jefe de gabinete, Yoshihide Suga, se hizo eco de la denuncia de Corea del Sur sobre el lanzamiento de un nuevo misil por parte del régimen de Pyongyang.

Suga afirmó que el proyectil habría volado unos 50 minutos y habría caído al mar a unas 200 millas náuticas de la costa oeste japonesa.

El funcionario agregó que se trató "de una acción inaceptable" y dijo que Tokio presentó una protesta formal.

En Estados Unidos, en tanto, el Pentágono dijo que detectó un probable lanzamiento de un misil norcoreano, según informó la agencia de noticias EFE.

"Estamos en proceso de evaluar la situación y aportaremos información adicional cuando esté disponible", sostuvo en un comunicado el portavoz del Pentágono, Robert Manning.

Se trata del primer proyectil que Pyongyang lanza en dos meses y medio, desde que el pasado 15 de septiembre disparó un misil de alcance medio que sobrevoló precisamente el norte de Japón antes de caer al mar.

El de ayer es el vigésimo ensayo de misiles que realiza el régimen comunista de Pyongyang en lo que va del corriente año.

Las continuas pruebas de armas del régimen de Kim Jong-un, entre las que se incluyen un ensayo nuclear el pasado 3 de septiembre, unidas a la respuesta beligerante del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, han incrementado la tensión en la zona a niveles no vistos desde el final de la Guerra de Corea (1950-1953), según coinciden numerosos analistas internacionales.

El intercambio de improperios entre Kim y Trump incluyó la denominación de "rocket man" por parte del estadounidense hacia el coreano, y la declaración de Kim sobre el estadounidense, al que calificó como "viejo lunático".