Los recientes resultados electorales en varios países de América Latina, favorables a las fuerzas políticas progresistas, implican mayores oportunidades de integración para las naciones de la región, dijo a Xinhua el analista político venezolano Fernando Rivero.

"En Nuestra América florece un nuevo momento marcado por diversas fuerzas progresistas que se han convertido en Gobierno en sus respectivos países, esta nueva realidad denota el anhelo de cambio hacia una sociedad más justa que demandan nuestros pueblos", aseveró el experto.

El licenciado en filosofía e investigador político consideró que, "más allá de la diversidad de posiciones de los gobiernos progresistas con relación a algunos temas, en este contexto lo fundamental es la unidad de la región".

Rivero precisó que las naciones de la América Latina y el Caribe están procurando avanzar, junto a las potencias emergentes, "hacia nuevas relaciones internacionales que coloquen en primer plano la defensa de la autodeterminación de los pueblos, la paz y la vida".

Sin embargo, el también especialista en gobierno y políticas públicas destacó que "la integración, la unidad latinoamericana y caribeña, tiene como principal obstáculo la política exterior de Estados Unidos, históricamente así ha sido así".

Rivero subrayó la importancia que cobra la nueva correlación de fuerzas políticas en la región, dado que "la nueva oleada de gobiernos progresistas se suscita en un contexto global de crisis económica, energética y alimentaria, agravada por la agresión de la OTAN contra Rusia".

"Esto reafirma la importancia geoestratégica de América Latina y el Caribe. Nuestra América tiene diversos recursos naturales de suma importancia para la humanidad; el petróleo, el gas y el litio de la región son de vital importancia para las principales potencias del mundo", resaltó el analista.

El experto alertó que Estados Unidos y la Unión Europea, en su defensa del orden internacional actual, han trazado en el 2022 una política hacia América Latina y el Caribe orientada a controlar sus recursos naturales.

Sin embargo, Rivero considera que la región está más cerca de la paz y la estabilidad dado que, Gustavo Petro, desde el Gobierno de Colombia, supone un distanciamiento con respecto a los planes militares y políticos de la Casa Blanca en la región.

Sobre la visita de Petro a Venezuela el analista comentó que, a su juicio, "se trata de una ruptura definitiva del Gobierno de Petro con la política de la Casa Blanca contra Venezuela y una valiente apuesta por la integración sudamericana".

"La reciente victoria de Lula, gracias al peso geográfico y económico de Brasil, podría fortalecer la integración regional y convertir a Brasil en la bisagra entre las potencias emergentes y América Latina y el Caribe", agregó el académico.

Para Rivero, la referida situación "permite vislumbrar el fortalecimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), a partir del retorno de Brasil a su seno, la revitalización de UNASUR y en general, mejores relaciones entre las diferentes naciones de Nuestra América".

Por otra parte, el sociólogo venezolano Jesús Marcano dijo a Xinhua que "la extinción del nefasto 'Grupo de Lima' es la mayor prueba del giro que ha dado la correlación de fuerzas en búsqueda de alternativas antineoliberales contra las élites oligárquicas".

El egresado de la Universidad Central de Venezuela apuntó que, a su parecer, América Latina está en medio de una importante transformación que trasciende la típica rotación ideológica de los gobiernos.

Además, respecto a la situación global y el surgimiento de un nuevo mundo pluripolar y multicéntrico, precisó que "las históricas élites gobernantes se encuentran en la disyuntiva de conservar el poder, pero reconociendo que hay un 'Nuevo Orden Mundial' en plena germinación que les exige cambios de forma y fondo".

Para alcanzar exitosamente la integración de la región, los países de América Latina y El Caribe deben estar permanentemente "visualizando líneas de tiempo que atiendan, en equilibrio, lo urgente de la cotidianidad y las necesidades inmediatas del pueblo, con lo estratégico de los proyectos políticos, es decir, deben tener un ojo en el microscopio y otro en el telescopio".

En este sentido, el analista político subrayó que "la integración pasa por el éxito de los gobiernos que quieren la integración, y los retos más importantes que ellos tienen pasan por saber dimensionar las expectativas y administrar las victorias, construir sólidas alianzas, lograr ganancias de gestión tempranas, priorizar gestiones de gobiernos eficientes".

Asimismo, el experto resaltó que "la integración es parte de un proceso complejo, multidimensional y variopinto, que solo se puede lograr si están y continúan en el poder quienes están llamados a edificarla".

Fuente Xinhua