El presidente de Francia, Emmanuel Macron, celebró anticipadamentesu 40 cumpleaños con familia y amigos en el recinto del castillo de Chambord, uno de los más impresionantes la región del Loira, hecho que despertó numerosas críticas. El jefe del Estado francés, que cumple 40 años el próximo jueves, se trasladó con su familia a una lujosa casa de huéspedes que existe dentro de los terrenos del castillo renacentista, construido por orden del rey Francisco I de Francia en el siglo XVI.

Si bien la Presidencia informó que Macron no dormirá en el palacio y asumirá los gastos de este fin de semana privado -de un costo inferior a mil euros-, la idea desató polémica.

Un diputado socialista criticó la decisión de Macron en momentos en los que "no se deja de pedir sacrificios a los franceses", mientras que el líder de Francia Insumisa, Jean Luc Mélenchon, manifestó su "exasperación" por el uso de símbolos monárquicos, reportó la agencia de noticias ANSA.

El diputado soberanista Nicolas Dupont-Aignan, por su parte, denunció en Twitter el contraste entre la fiesta del presidente y "los impuestos, la inseguridad y la inmigración" que "soportan los franceses".

La noticia también coincidió con la revelación de los bienes de los miembros del gabinete, que muestran que varios de ellos son millonarios, según las declaraciones que hicieron a la autoridad responsable de la lucha contra la corrupción.