Sri Lanka tiene un déficit de presupuesto estimado de 13 por ciento de su PIB, unos 2,4 billones de rupias esrilanquesas (unos 6.800 millones de dólares), informó el nuevo primer ministro del país, Ranil Wickremesinghe​​​.

"El déficit presupuestario en este año es de 2,4 billones (de rupias). Esta suma constituye el 13 por ciento del PIB", dijo Wickremesinghe, citado por el periódico News First.

El primer ministro destacó que la economía de Sri Lanka está en una situación "peligrosa", teniendo en cuenta que el pronóstico del Gobierno anterior preveía ingresos presupuestarios de 2,3 billones de rupias, mientras que las previsiones reales fueron de 1,6 billones de rupias.

Al mismo tiempo, los presuntos gastos en 2022 se estimaban en 3,3 billones de rubias, pero de hecho se incrementaron a 4 billones, debido a un aumento de la tasa de interés y los gastos adicionales de la antigua administración.

Wickremesinghe ocupó el cargo de primer ministro de Sri Lanka la semana pasada, tras varios días de disturbios y la dimisión del anterior jefe del Gobierno, Mahinda Rajapaksa.

La tormenta política se desató como resultado de una crisis económica, la más grave desde que el país obtuvo la independencia en 1948.

Las restricciones de pandemia golpearon a la industria del turismo esrilanquesa, principal fuente de divisas para una economía que depende de las importaciones, y mermaron las remesas de trabajadores migrantes desde el exterior, lo que exacerbó la escasez de alimentos y otros artículos de primera necesidad en la isla.

Según el Fondo Monetario Internacional, la deuda pública de Sri Lanka alcanzó el 119 por ciento del PIB en 2021.

El 12 de abril pasado, Sri Lanka suspendió el pago de la deuda externa, evaluada en torno a los 51.000 millones de dólares.

Fuente: Sputnik