Unos 100 migrantes desaparecieron en el mar Mediterráneo en un reciente naufragio, según estimó el gobierno italiano.

La estimación se dió un día después de que la ONU denunció “condiciones horribles” de los centros de detención de refugiados en Libia y califi có de “inhumana” la cooperación de la Unión Europea (UE) con la Guardia Costera de ese país.

La fiscalía de Salerno, al sur de Italia, indicó que cerca de 100 personas desaparecieron frente a las costas de Libia, después de que la embarcación en la que trataban de alcanzar Europa naufragara el 3 de noviembre. El buque rescatista español “Cantabria” socorrió a 64 personas y recuperó 23 cadáveres de mujeres nigerianas.

La estimación de la cifra de desaparecidos surge de las entrevistas realizadas a los supervivientes que navegaban a bordo de la precaria embarcación, informó la agencia de noticias EFE.

El dato llega un día después que el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos Zeid Ra’ad Al Hussein, denuncie que “el sufrimiento de los inmigrantes detenidos en Libia es una atrocidad para la conciencia humana”.

En opinión del alto comisionado, la comunidad internacional no puede cerrar sus ojos ante los “horrores inimaginables” que experimentan los inmigrantes en Libia y no puede pretender que la situación se resuelva con sólo mejorar las condiciones de detención.

Naciones Unidas tiene conocimiento de la situación en Libia, debido que entre el 1 y el 6 de noviembre, observadores de derechos humanos de la ONU visitaron cuatro centros de detención de migrantes en Trípoli, donde entrevistaron a personas que huyeron de conflictos, de la persecución y de la pobreza extrema en África y Asia.