Keiko Fujimori, líder de Fuerza Popular, fue detenida tras llegar a la Fiscalía, junto a su esposo, por el Caso Lava Jato y permanecerá bajo detención preliminar por diez días, luego que el juez Richard Concepción Carhuancho, accediera a la solicitud del fiscal José Domingo Pérez.

La dirigente e hija del ex presidente Alberto Fujimori había ido con su esposo Mark Vito, a declarar a la Fiscalía por el Caso Cocteles, pero fue arrestada por el caso Odebrecht, es ministros y dirigentes de. Fuerza Popular,

De acuerdo a fuentes de la fiscalía citadas por el diario La República, de Perú, Domingo Pérez hizo la solicitud debido a que Keiko Fujimori no asistió a citaciones de la fiscalia de lavado de activos, en el marco de las investigaciones por aportes de Caso Cocteles y Odebrecht.

Asimismo, el fiscal de lavado de activos atribuye a Keiko Fujimori ser la jefa y líder de una estructura criminal al interior del partido político Fuerza Popular, que recibe aportes ilícitos de corrupción y otros delitos.

Por su parte, la abogada de Keiko Fujimori, Giuliana Loza, calificó la medida de Concepción Carhuancho y José Domingo Pérez de "abusiva" y "arbitraria".

De acuerdo a Domingo Pérez, los aportes a la campaña del 2011 de Keiko Fujimori tuvieron un origen irregular a través de aportantes fantasmas. Fuerza 2011, nombre con el que se identificaba Fuerza Popular en ese año, no sustentó debidamente sus ingresos ante la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

Uno de los testigos de la Fiscalía, Segundo Crisanto Pulache, ratificó que no realizó ningún aporte a la campaña de Keiko Fujimori en el 2011. Por el contrario, denunció que el congresista Rolando Reátegui le pidió firmar en una hoja en blanco para consignarlo como aportante a Fuerza 2011.

"Pasada la campaña política, el congresista Rolando Reátegui llegó (...) y convocó una reunión en casa de Nolberto Rimarachín Díaz (...) He ido y este señor Rolando Reátegui ya estaba ahí con una comisión de Tarapoto y nos dice: He venido a verlos a ustedes como personas de confianza para que se pongan como aportantes de la campaña de Keiko Fujimori", declaró el testigo ante el juez Richard Concepción Carhuancho.

En tanto, Marcelo Odebrecht, primer ejecutivo de la empresa brasileña cuando se produjeron los supuestos pagos así , como su exrepresentante en Perú han reconocido a la fiscalía del país latinoamericano que la firma aportó dinero a la campaña de Keiko.

En diciembre, el exsuperintendente en Perú de Odebrecht, Jorge Barata, declaró ante fiscales peruanos y brasileños que la constructora brasileña entregó 1,2 millones de dólares a la campaña fujimorista.

El dinero procedía, en su integridad, de fondos "no contabilizados" o de una contabilidad paralela de la empresa. Barata precisó, además, que parte del dinero fue entregado a Yoshiyama y Bedoya.