El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, se mostró confiado en que Washington está haciendo todo lo posible para forzar a Corea del Norte a negociar su desarme nuclear, y aseguró que "estamos preparados para hablar cuando ellos lo estén".

Estados Unidos seguirá buscando soluciones diplomáticas "hasta que caiga la primera bomba", declaró el funcionario en el foro del Consejo Atlántico y la Fundación Corea.

El jefe de la diplomacia estadounidense aseguró que Washington está listo para sentarse a la mesa de negociaciones con Piongyang "cuando quiera que [las autoridades norcoreanas] quieran hablar, sin condiciones previas".

"Mientras tanto, nuestra preparación militar es fuerte", dijo Tillerson tras prometer que continuarán los esfuerzos diplomáticos para suavizar las tensiones.