Rusia, a través del ministro de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, consideró que el principal problema en las relaciones con Estados Unidos es la "histeria rusófoba" que se ha impuesto en Washington. En una entrevista publicada or la agencia oficial RIA Novosti, Lavrov dijo que "el principal de los problemas en las relaciones con Estados Unidos es la histeria rusófoba que se ha apoderado de la clase política en Washington y que ya tiene, sin exagerar, carácter de paranoia".

Explicó que esta "histeria rusófoba" es la que precisamente no permite avanzar en ámbitos importantes para ambos países y "provoca tensión adicional en la arena mundial".

Lavrov denunció que los diplomáticos rusos son presionados en Estados Unidos y que se ha desatado una "campaña de persecución" contra los medios rusos, en particular contra la cadena de televisión RT, que fue declarada "agente extranjero" por las autoridades estadounidenses.

Sin embargo, el canciller ruso sostuvo que no se puede aplicar el término "cortina de hierro" al estado de las relaciones ruso-estadounidenses en la etapa actual, consignó la agencia EFE.

"Más bien, se puede hablar de un nuevo ataque de macartismo, ante el cual, por lo visto, la sociedad estadounidense no quedó totalmente inmunizada", agregó. Al mismo tiempo, Lavrov expresó su convencimiento de que, "como en su tiempo hartó a todos en Estados Unidos y terminó en nada la caza de brujas organizada por el senador Joseph McCarthy", también en la situación actual se impondrá la sensatez.

El Gobierno ruso sostiene que hay presiones contra los dilpomático y persecusión a los medios

Armas a Ucrania

El Gobierno ruso sumó otroa elemento: advirtió a Estados Unidos que un eventual suministro de armas al gobierno de Ucrania solo reforzaría "elementos de tendencia extremista y nacionalista" en esta antigua república soviética. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que esos "elementos" podrían sentirse tentados a atacar las regiones separatistas en el este de Ucrania. "A Moscú no le deja indiferente la suerte de varios millones de personas en las repúblicas no reconocidas", afirmó Peskov, citado por la agencia de noticias Interfax, en alusión a las autoproclamadas repúblicas prorrusas de Donetsk y Lugansk.

Sin embargo, el portavoz del presidente Vladimir Putin se abstuvo de precisar cómo respondería Moscú a un suministro de armas estadounidenses al gobierno prooccidental en Kiev, citó la agencia de noticias DPA.

El gobierno del presidente norteamericano Donald Trump considera la posibilidad de reforzar la capacidad de defensa de Ucrania y, según medios periodísticos, Estados Unidos podría decidir el envío de misiles.