El papa Francisco instó a retomar el diálogo para una coexistencia pacífica de palestinos e israelíes "dentro de unas fronteras reconocidas entre ellos y reconocidas a nivel internacional", en el mensaje de Navidad que pronunció desde la Logia central de la basílica de San Pedro.

El pontífice, que ya expresó en varias ocasiones su oposición al reconocimiento a principios de diciembre del presidente de EE.UU., Donald Trump, de Jerusalén como capital de Israel, en su mensaje de Navidad retomó el tema al recordar las fronteras reconocidas entre ambos.

"Vemos a Jesús en los niños de Oriente Medio, que siguen sufriendo por el aumento de las tensiones entre israelíes y palestinos", dijo Francisco que dedicó su mensaje al sufrimiento de los pequeños en el mundo.

Antes de impartir la tradicional bendición "Urbi et Orbi" de Navidad, en su mensaje pidió "la paz para Jerusalén y para toda la Tierra Santa" y para que "entre las partes implicadas prevalezca la voluntad de reanudar el diálogo y se pueda finalmente alcanzar una solución negociada".