El pleno del Parlamento Europeo (PE) dio luz verde definitiva a una nueva legislación laboral con la que se busca reducir la precarización creciente, incluidos los trabajadores de plataformas como Uber o Deliveroo.

En virtud de la nueva directiva, el empleador estará obligado a informar desde el primer día a todos los trabajadores de las características fundamentales de su contrato, incluida una descripción de las tareas asignadas, la fecha de incorporación, la duración, el salario y el horario tipo por jornada.

La normativa, dirigida a aliviar la precariedad creciente y que pone al día una directiva de 1991, también prevé derechos adaptados a cuestiones específicas que afectan a los trabajadores denominados on demand, que cobran con bonos o para plataformas en línea, como horarios predecibles y plazos para notificar la cancelación de contratos.

En ese sentido, será cada país el que en su legislación especifique cuál es el plazo límite para cancelar un trabajo a demanda sin que tenga que ser indemnizado.

La nueva regulación también establece que el periodo de prueba no podrá rebasar los seis meses y la renovación de un contrato para el mismo trabajo no podrá conllevar un nuevo periodo de prueba.

Críticas

El ámbito de aplicación de la directiva, de la que fue informante el eurodiputado español Enrique Calvet (exUPyD), no

incluye a trabajadores contratados por menos de siete días, lo que despertó críticas en los sindicatos europeo.

Tampoco estarán cubiertas las empleadas del hogar contratadas directamente por un núcleo familiar, entre otros colectivos, como servicios de emergencia, marineros, y trabajadores del sector público.

Pese a todo, la propia comisaria europea de Empleo, Marianne Thyssen, defendió el importante paso adelante que supone que se "provea con condiciones de trabajo más transparentes y predecibles a 200 millones de asalariados en Europa". "Modernizamos la ley laboral europea y la ajustamos para un nuevo mundo laboral", defendió en un debate previo al voto.

En la misma línea, el ponente quiso subrayar que la directiva "saca del limbo" laboral a trabajadores a los que se obliga a gran flexibilidad sin ningún derecho.

El eurodiputado del PSC destacó que con la aprobación de la norma "también se señala el camino para Europa. Una Europa que proteja y que tenga alma social".

Por su parte Paloma López (IU)denunció que los Gobiernos de la UE hayan bloqueado más progresos en la directiva y lamentó que el número de exenciones provoque "discriminaciones" entre trabajadores. "Al final la directiva protege a los que ya estaban protegidos", señaló. El texto final fue aprobado con 466 votos frente a 145, y 37 abstenciones.

Las tres iniciativas serán refrendadas por el Consejo a mediados de junio y poco después serán publicadas en el diario oficial de la UE, paso previo a la incorporación en la legislación nacional de cada país miembro (36 meses de plazo).